Atlas, de Israel Álvarez. Quien sufre el mundo, mas lo sostiene.

ATLAS

Se acaba de publicar mi reseña del último poemario de Israel Álvarez, Atlas. Agradecer nuevamente a la revista literaria y artística, Luz cultural, su labor de difusión y promoción a la cultura.

http://www.luzcultural.com/?p=5265

Israel Álvarez ( 1986) cursa el Grado de Historia en la Universidad de Sevilla. Autor miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha publicado en diversos medios digitales. Atlas es su tercer poemario, publicó en el año 2013 El leteo, de Bohodón Ediciones, y en el 2014, Demiurgo, con Ediciones en Huida.

“El martes y sus horas”. La sensibilidad del erotismo en la memoria

La revista literaria y artística, “Luz Cultural”, ha publicado mi reseña del último poemario de Antonio Ramírez Almanza , El martes y sus horas. Para quienes deseen leerla dejo el enlace:

http://www.luzcultural.com/?cat=5

Huella XXV : “Los muertos”, de Mercedes Muras

 

IMG_1927

LOS MUERTOS

Su alma caía lenta en la duermevela al oír caer la nieve sobre el universo y caer leve la nieve, como el descenso de su último ocaso, sobre todos los vivos y sobre los muertos

                                                          Los Muertos de James Joyce.

El sol desciende

                       su figura por poniente

la lluvia limpia

                       las paredes desconchadas

la luna brilla

                       con su luz en las aceras

el viento sopla

                       sobre azules tulipanes

la nieve cae

                       levemente en los tejados

La sinfonía anochece despacio

                 sobre todos los vivos

                                   y sobre los muertos

 

Mercedes Muras

 

Próxima lectura de la tertulia: “WENDY” , de Martha Asunción Alonso

 

portada Wendy

 

El jueves 23 de marzo , a las 19.30 horas, el club de lectura se reunirá nuevamente en la Casa del Libro de Sevilla, sita en Calle Velázquez s/n. En esta ocasión el libro elegido es “Wendy”, de Martha Asunción Alonso, Premio de Poesía Joven RNE 2015. En una primera lectura me ha resultado muy, muy interesante, por su forma de escribir y por sus ideas, de hecho sus premios ya la avalan. Con ganas e ilusión tomo una segunda y más profunda lectura. Aquí dejo un avance:

MUTACIONES POÉTICAS

En mi familia no hay poetas.

 

Pero mi abuelo Gregorio,

cuando regaba el huerto de Belinchón,

se quedó tantas tardes

velando las acequias, murmurando:

No bebemos

el agua: es ella quien nos bebe.

El agua

es

la mujer.

 

No, en mi familia no hay poetas.

 

Pero una vez, muy niña, encontré cáscaras

de huevo azul

a los pies del almendruco.

Se las mostré a mi padre y mi padre, silencioso,

me enseñó a hacerles un nido

con ramaje;

y me enseñó por qué: hay pedazos de vida

que son

sueños enteros.

 

En mi familia, os digo, no hay poetas.

 

Pero cuando mi bisabuela

Asunción

contempló por vez primera el mar

-la primera y la única-,

me cuentan que se quedó muy seria, muy callada,

durante un ancho rato, hasta que dijo:

Gracias

por

los ojos.

 

No sé de dónde salgo. En mi familia

no hay poetas

malos.

 

TRANSCRIPTORIUM

María Castejón Ortiz,87 años para 88, hija de Ramona y Juan, natural de Belinchón, provincia de Cuenca, diabética, operada de la vesícula, dos veces madre y otras dos viuda del mismo hombre por la gracia del cáncer, experta rosquillera, miedo a perder la cabeza como su padre y a quedarse calva también como su padre, escuchando las noticias radiofónicas de las tres en su piso de la Avenida de Nuestra Señora de Fátima en Carabanchel Bajo, levanta un instante la vista de la manta que le tricota a una de sus nietas, la sola, la extranjera,  la que terminará vistiendo santos chinos, y escribe sin darse cuenta este poema que le transcribo:

Decimos de los coches,

pero qué pasa con los barcos de las Áfricas

y todas esas ropas de la basura.

Yo no sé lo que pasa.

¿Cómo puede haber tanto en el mundo?

Yo no sé, tantas penas,

muchacha, para

quién.

 

Marta Asuncion alonso

 

JABÓN DEL ALEPO

Las lágrimas son al alma lo que el jabón es al cuerpo.

PROVERBIO JUDÍO

 

Las madres bereberes

llevan más de 2.000 años haciendo espuma

con esta misma pastilla de jabón.

El vendedor pone en mi mano una hoja de laurel,

el filo de un océano. Y arena.

Toneladas de arena casi como un disfraz,

casi como poder borrar tu nombre.

Pruébelo, Señorita. Tengo el desierto exacto

para su corazón. Perdón: oasis.

Acaricia mi mano con argán, la traduce,

moviendo la cabeza. Las madres bereberes

les lavan a sus hijas los pezones

con Alepo cuando enferman de amor.

Me miro en los bolsillos y no encuentro monedas.

Yo no soy vendedor, soy comerciante:

no busco las monedas. ¿Qué es lo que lleva encima?

¿Qué le sobra? Todos cargamos

algo que nos sobra. Le pagué con acebo,

bayas rojas de acebo y hojas secas de Gingko,

mariposas enfermas, amarillas.

Venía de un jardín. Me sobraba el otoño.

Tanto octubre sin ti.

 

Breve semblanza de Martha Asunción Alonso:

https://es.wikipedia.org/wiki/Martha_Asunci%C3%B3n_Alonso

Y uno de sus blogs: http://hijadelasaguilas.blogspot.com.es/

Entrevista: https://youtu.be/LNthThr_KsA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encuentro con Autor: Antonio Ramírez Almanza y “El martes y sus horas”

el-martes-y-sus-horas_01

El próximo jueves nos encontraremos en la librería La Isla de Siltolá con el poeta Antonio Ramírez Almanza , charlaremos de su poesía y de su último poemario “El martes y sus horas”.

Para saber un poco del autor: http://antonioramirezalmanza.blogspot.com.es/

20170208_175422

20170207_19173820170207_19134220170208_175554

EDGAR ALLAN POE. EL PRINCIPIO POÉTICO

allan-poe

Edgar Allan Poe influyó en Baudelaire y en los simbolistas más relevantes: Mallarmé, Verlaine, Valéry. Para muchos autores el germen de la poesía moderna es la teoría poética de Poe.

Poe recupera la música para la poesía. Sintetiza en El principio poético las ideas de los románticos alemanes sobre la íntima relación y la incidencia de la música en la composición poética, influyendo en los simbolistas. Esta música de las palabras surge exclusivamente de su sonido, sin tener demasiado en cuenta el sentido de las palabras. El contenido aparece después de su forma, de ahí que muchos critiquen que se escribían versos que sonaban más que decían.

Para Allan Poe un poema debe excitar el alma, elevarla, esa será su definición de poesía , aquella que sea capaz de elevar con su belleza el alma. El poema será bueno si lo logra. Valora la obra de arte por la impresión que causa, el efecto que produce.

La teoría del “efecto” de Poe: el efecto del poema debe ser vago e indefinido, indirecto o sugerido, para no romper la imaginación. Pero debe reposar sobre los detalles más delicados y sutiles, capaces de estimular la sugerencia y la evocación.

Los objetivos de su teoría del efecto son:  crear belleza y emocionar, elevar el alma. Cuanta mayor unidad tenga un poema, mayor efecto. Unidad en la impresión, totalidad del efecto.

Defiende los poemas breves, pues son más intensos y producen mayor efecto. Es difícil mantener la intensidad y belleza en un poema largo; pero hay que tener cuidado, pues la excesiva brevedad puede ser inadecuada y epigramática.

Para Poe la poesía es belleza, su sentido es la belleza. No tiene que ser moral ni decir la verdad. Define la poesía como la creación rítmica de belleza, debe ser “un rapto del alma”. Subraya la importancia de la música. No quiere decir que no haya pasión, o moral o verdad en los poemas, pero sometidos a la primordial belleza que provocará una exaltación del alma.

(Baudelaire reafirmaría la idea de que el poema no tiene la verdad como objeto, es la aspiración humana hacia una belleza superior)

Allan Poe demuestra ser un exquisito lector y destaca poemas como :

WAIF ( NIÑO ABANDONADO)

El día ha terminado y la oscuridad ,

cae de las alas de la Noche,

como una pluma del águila en su vuelo Flota hacia abajo.

Veo las luces de la aldea

brillar a través de la lluvia y la niebla,

y un sentimiento de tristeza me posee

que mi alma no puede resistir;

un sentimiento de pena y nostalgia,

que no es semejante al dolor,

y que sólo se parece a la tristeza

como la niebla se parece a la lluvia.

Ven, léeme algún poema,

una simple y sincera balada,

que calme este sentimiento desasosegado

y destierre los pensamientos del día.

No de los grandes maestros,

no de los poetas sublimes

cuyos distantes pasos resuenan

a través de los corredores del Tiempo.

Porque, como los sones de música marcial,

sus potentes pensamientos sugieren

la interminable tarea y esfuerzo de la vida;

y esta noche anhelo el descanso.

Léeme de algún poeta más humilde,

cuyas canciones brotaron de su corazón,

como chaparrones de las nubes de verano,

o como surgen las lágrimas de los párpados.

Quien a través de largos días de labor

y noches privadas de tranquilidad,

oía aún en su alma la música

de melodías maravillosas.

Esas canciones tienen el poder de aquietar

el pulso intranquilo del cuidado,

y llegan como la bendición

que sigue a la plegaria.

Lee entonces del atesorado volumen

el poema de tu elección,

y presta a la rima del poeta

la belleza de tu voz.

Y la noche se llenará de música,

y los cuidados que infestan el día

plegarán sus tiendas como los árabes,

y sigilosamente se marcharán.

Longfellow

 

POEMA DE LORD BYRON

Aunque el día de mi destino ha terminado

y la estrella de mi sino ha declinado

tu dulce corazón rehusó descubrir

las faltas que tantos pudieron encontrar;

aunque tu alma conocía mi pena,

no se rehusó a compartirla conmigo,

y el amor que mi espíritu ha pintado

nunca lo ha encontrado sino en ti.

Ahora, cuando la naturaleza a mi alrededor sonríe

la última sonrisa que responde a la mía,

no creo que me esté engañando

porque me recuerda a la tuya;

y cuando los vientos luchan con el océano,

como conmigo los pechos en que creí,

si sus olas incitan una emoción,

es porque me llegan de ti.

Aunque la roca de mi última esperanza se hace añicos,

y sus fragmentos se hunden en el oleaje,

aunque siento que mi alma está entregada

al dolor, no será su esclava,

muchos remordimientos me asedian:

pueden golpearme pero no despreciarme,

pueden torturarme pero no someterme,

es en ti que pienso, no en ellos.

Aunque humana, no me engañaste,

aunque mujer, no me abandonaste,

aunque amada, evitaste apenarme,

aunque calumniada, nunca flaqueaste,

aunque en ti confié, no me traicionaste,

aunque partiste, no fue para huir,

aunque atenta, no fue para difamarme,

ni callaste, para que el mundo pudiese desmentir.

Pero no culpo al mundo, ni lo desprecio,

ni a la guerra de muchos contra mí

si mi alma no estaba hecha para estimarlo,

era insensato no rehuirlo antes:

y si ese error me ha costado caro,

y más de lo que alguna vez pude prever,

he comprobado que pese a todas mis pérdidas,

no pudo despojarme de ti.

De las ruinas del pasado, que ha perecido,

puedo al menos recordar esto:

Me han enseñado que lo que más he querido

merecía ser lo más amado de todo:

En el desierto está surgiendo una fuente,

en el vasto desierto hay todavía un árbol,

y un pájaro canta en la soledad

y le habla a mi espíritu de ti.

 

THE PRINCESS

 

Lágrimas, vanas lágrimas, no sé lo que significan,

Lágrimas de la profundidad de alguna divina desesperación

Surgen en el corazón y se acumulan en los ojos,

Al mirar los felices campos del otoño

Y pensar en los días que no son más.

Frescas como los primeros rayos que relucen en una vela,

Que trae a nuestros amigos desde los infiernos,

Tristes como el último que se enrojece sobre nosotros

Que se hunde con todo lo que amamos bajo el borde;

Tan tristes, tan frescos, los días que no son más.

¡Ah!, triste y extraña como en oscuros amaneceres de verano

La melodía más temprana de pájaros semidespiertos

A oídos moribundos, cuando a los ojos moribundos

La ventana lentamente proyecta un cuadrado de tenue luz

Tan tristes, tan extraños, los días que no son más.

Queridos como besos recordados después de la muerte,

Y dulces como los fingidos por la fantasía sin esperanzas

Sobre labios que son para otros; profundos como el amor,

Profundos como el primer amor, y frenéticos con todo el remordimiento;

O Muerte en Vida, los días que no son más.

ALFRED TENNYSON

lapida-edgar-allan-poe

POÉTICA DE LA COMPOSICIÓN DE ALLAN POE

En este texto explica el proceso de creación que tuvo con el poema “El cuervo”, un sistema matemático y planificador, una técnica excesivamente racional, pues limita el azar y la espontaneidad, lo inesperado que suele ocurrir en la creación. Él dice que nada en su obra lo deja al azar, sino a la precisión y lógica de un problema matemático.

Su teoría sobre la imaginación: Toda las concepciones novedosas no son sino combinaciones inusuales. La mente del ser humano no puede imaginar nada que no haya existido realmente. La originalidad procede entonces de nuevas y sorprendentes asociaciones y de una mirada distinta y renovada.

 

-Edgar Allan Poe, El principio poético.

https://www.google.es/#q=el+principio+po%C3%A9tico+edgar+allan+poe+PDF

-Marí, Antoni, Matemática tiniebla. Genealogía de la poesía moderna, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2010.

 

 

 

HUELLA XXII : “Y ahora”

2015-05-30-22-06-55

y ahora   que el invierno está llamando

y ahora        que el respirar es un trino

de papel entre el aire como pájaro preso

de sí mismo

 

nadie te busca por la infinita     mañana

nadie te espera en otro         amanecer

Julia Linares