Encuentro con Gonzalo Gragera y su libro “La suma que nos resta”

9788416906420

El próximo jueves 16 de mayo a las 19.30 horas tenemos como invitado, en nuestro ciclo de encuentros “El poeta y su voz”, al joven poeta sevillano Gonzalo Gragera, con quien hablaremos de poesía, y en particular de su poemario “La suma que nos resta” ( Premio de Poesía Joven RNE 2017) . Será en la Casa del Libro, C/ Velázquez n.8, Sevilla. Estáis invitados y nos alegrará compartir versos, reflexiones y vino con vosotros. La libreria nos invita a una copa de manzanilla por gentileza del Grupo de Bodegas de José Estévez.

La suma que nos resta se asienta sobre tres pilares, que casi se corresponden con su tres capítulos:

En su primera parte,  La luz y sus nombres, prima cierto intimismo, en el que lo personal trasciende y abarca al otro. El poeta puede ser cualquier lector, escribe y piensa sobre temas universales partiendo de la memoria y la vivencia particular: el paraíso de la infancia, la juventud, el tránsito al árido mundo adulto, el descubrimiento del amor y de lo que es importante en la vida, sus propios dioses, el paso del tiempo…

Su segundo capítulo, Victoria Station,  nos muestra una interesante mirada crítica al ser contemporáneo y a nuestro modo de vida: los hombres como pétalos y naipes/ recorren los pasillos sin oxígeno/… Es el hombre nacido en nuestro tiempo./ Las siete en la estación. Es hora punta./ Están los hombres, todos, ya, dormidos. Retrata un individuo que se mueve por inercia, sin hacerse preguntas , sin  valores, ni ideas- menos aún utópicas- ni credos ni fe; el ser contemporáneo como un autómata en su inmenso y frío vacío.

El final del libro, La suma que nos resta,  enlaza con el primer poema que abre el poemario,  Consideraciones previas, creando una estructura circular, iniciando y cerrándose el poemario con la reflexión metapoética sobre la poesía y su escritura. Concibe la poesía como descubrimiento o revelación,  capaz de alumbrar ambigüedades o enigmas. Escribir consiste en ofrecer, ofrecerse, dar todo o casi todo: impresiones, pensamientos, vivencias. Escribir es una resta que en los otros puede convertirse en suma. Y ahí se enlaza con el primer poema, en el cual se dirige al lector – como Baudelaire en su poema Al lector- , en el que afirma buscar la precisión, no poder ofrecer salvación ni respuesta alguna; pero sí que el lector se pueda encontrar en sus versos.

En cuanto a la forma, tiene un estilo sobrio, ,  poesía muy depurada , una esencialidad elegante, no falto de sentimiento contenido ni de sutil ironía, preciso en su lenguaje coloquial e imágenes, pero sugerente gracias a las elipsis y los silencios. Verso con ritmo, resalta en su poesía las enumeraciones y paralelismos , que también confieren ritmo al poema. Sin querer ser pedante, respiran en los poemas las referencias culturales, de modo inevitable porque es un gran lector , porque las lecturas nos conforman y porque contrapone una vida de lecturas a una vida más simple, libros de la maleta/ con los que ni tributo ni cotizo.

Como siempre, os dejo algunos poemas para abrir boca.

 

2007

Ni Horario ni Aristóteles.

Ni Leopardi ni Papini.

Ni Chesterton ni Kundera.

Ni Ortega ni Krahe.

Sólo una terraza

y tus diecisiete

para saber de qué se hacía

lo único que aquí importa:

para saber qué es eso

de llevar el mundo en los labios

 

DAMA DE NOCHE

La noche como un peso inabarcable,

inmensa y decidida.

La ausente gravedad

dibuja los contornos

de acequias y parterres.

El mar es un adiós,

una mano distante,

despedida de espumas

y de sales amargas.

Lo observas, lo contemplas,

con la O de tus ojos;

los mares como muros

en donde tu memoria es la pintada

de jóvenes sin ecos.

 

La noche como un peso inagotable.

Y la dama de noche,

aquel olor perenne,

imitando el propósito

de estas horas oscuras:

sin espacio ni tiempo,

las ramas- o los brazos- de la madre

cuyo perfume evoca tus ayeres.

 

MALABARES

A pesar del qué tal todo,

y decir que vas tirando.

 

De los cajeros, el día veinte.

Del comprobante de saldo.

 

De las diputaciones, asesores,

gabinetes, despachos.

 

De estos martes y miércoles

con las eses del sábado.

 

De los saludos esquivos

de vecinos malhumorados.

 

Del que entiende de vinos

y te enseña cómo catarlos.

 

Del IPC, del Euríbor,

del correo certificado.

 

A pesar de todo esto,

reunir valor para intentarlo.

 

Para apostar de trapecista

entre las sílabas del fracaso.

 

 

Todo, o casi, lo has dado.

Sobre la mesa has diseminado

lo poco que te pertenece:

lecturas, impresiones, otoños.

 

Ya de ti mucho no queda.

Eres resta en manos de otros.

Un número , como cualquiera,

que se deshoja en notas y apuntes.

 

Consumido.

¿Entiendes estas cifras decrecientes?

 

Todo, o casi todo, lo has dado.

Resta de ti que en otros, quizá, es suma.

 

Ahora sopla en el título

y apaga la penúltima mecha.

 

Sola se queda

una vela encendida.

 

GONZALO GRAGERA. Sevilla, 1991. Escritor y lector. Autor de dos poemarios: Génesis (Jirones de Azul) y La vida y algo más (La Isla de Siltolá). Ha publicado sus poemas en revistas como Quimera Piedra del Molino, y han sido recogidos en la antología de poesía joven Nacer en otro tiempo (Renacimiento). Actualmente, es colaborador en la cadena COPE, en la revista cultural Zenda y en el periódico digital The Objective. Su libro La suma que nos resta ganó Premio de Poesía Joven de Radio Nacional de España 2017 (Editorial Pre-Textos). Su blog: latrastienda.org

 

 

 

 

 

Anuncios

Encuentros “El poeta y su voz”: Lola Almeyda y su poemario “Instrucciones para cuando anochezca”

20190414_141442

Consejos e instrucciones para saber llevar y vivir la vida en la medianía del invierno, nos ofrece Maria Dolores Almeyda en este poemario. Una visión nostálgica, “esta lenta memoria de la melancolía”, y a la vez vital provocada por el paso del tiempo. Un tiempo no falto de misterio, en el que continuamente nos estamos redescubriendo, como nos dice en su poema “Para buscarnos”. Un tiempo desconcertante por su brevedad, con algún que otro ajuste de cuentas con el pasado y cuyo futuro se vislumbra y teme: ese final que duele y despierta  la conciencia y el deseo de vivir. Y claro, honestamente, no puede faltar el lamento por cierta rutina y decadencia, la pátina de óxido causada por Cronos, a la que se le planta batalla , a la que se le quita hierro. Pero la velocidad de la aguja del reloj no solo resta, también suma : aporta calma, saber,  firmeza.  Hay una aceptación, una mirada realista que nos acierta a comprender la paradoja de la vida , y una actitud: mejor ir ligero de equipaje y con la mirada fija en el sol . Y tener memoria, tener memoria del instante de dicha pasajera, para cuando la noche nos cerque.

Paco Carrascal en su prólogo nos  habla de su retórica cercana, una escritura clara pero cargada de lirismo, con un imaginario ocurrente y sutil ironía, o sutil tristeza,  una poesía que nos puede recordar a Gloria Fuertes. Lo que quiere decir lo entiendes y lo sientes.

Profundizaremos en el libro y en su poesia el próximo jueves 25 de abril a las 19.30h en la Casa del Libro, Calle Velazquez n.8, Foro libre.

PARA ESA NIÑA QUE FUI

A esa niña que fui a la que ya no conozco,

a esas trenzas sin fin y padecidas,

a ese álbum de cromos de futbolistas

inacabado siempre,

a ese juego inventado sin princesas,

(solo sapos, lagartijas, príncipes diseñados,

figurín de colores en los tebeos rosas de las niñas)

a esos amores niños perdidos y perdurables,

a esa presencia de vecindad y amas de casa

a ese dolor de incomprensión,

a ese no hagas eso que no estará bien visto,

a ese castigo por reiteración en la conducta,

a ese juego de médicos, enfermos y enfermeras

y a ese descubrimiento de agujeros negros

y a ese escalofrío de la carne;

a esa orfandad del saber

a esa búsqueda de querer vivir  sabiendo,

a ese grito de ayer entrecortado siempre,

a esa pregunta sin respuesta nunca,

a ese vuelo al vacío con caída sin red,

a esa ternura,

a esa niña que fui que nadie comprendía,

a ese gorrión que nunca quiso ser desasosiego,

alguna vez y aunque no me lo pregunte nunca

me gustaría contarle muchas cosas.

 

INSTRUCCIONES PARA ESPERAR LA NOCHE

 

Para cuando anochezca habremos de tener las ventanas

abiertas y el corazón atento, que corra el aire, que corra

como el pequeño aquilón  que aprende del leve aire su camino.

 

Habremos de tener despierta la conciencia, desbrozadas

de sangre las márgenes del río, que cuando la crecida

del agua se imponga con su brío, no salpique de miedo

la parcela del mundo que nos mantiene invictos.

Puros de mancha. Intactos. Primitivos.

 

Cuidado con el amor cuando anochezca.

Cuidado con los niños que crecen como espigas

antes de que la noche les alcance en el sueño

y los derribe

con llaves de destrucción bien aprendidas.

 

Cuidado con el tiempo del deshielo,

que en la nieve tan blanca y tan perfecta

no cuajan los caminos.

 

Cuidado con el miedo. Dejad el miedo aparte,

no cubridlo de flores ni de velos, dejad que muera

como su madre lo trajo al mundo sin saberse temido.

 

Un rostro sin presencia y con dientes de lobo y mirada de bestia.

 

Pero dejad las ventanas abiertas. Que corra el aire.

Que cuando anochezca se nos vean claras las intenciones

de sobrevivir

y de asomarnos a la vida con todas las ventanas

de par en paz abiertas.

 

PARA LA SED

 

Porque te bebes mi sed y ni me entero

y eres mi destierro y la ensenada donde

entierro mi lengua, mi legión de hombres

muertos, mi barca sin timón y destrozada.

 

Porque eres mi libertad y mi mordaza

y el himno que aprendí y la canción que olvido

y el pan que nunca sacia mi apetito

y la noche que nunca llega a mi mañana.

 

Porque eres mi único testigo y yo te niego

y mi única esperanza y te abandono.

Porque eres mi dolor y me quedo contigo.

Porque estás y no estás y te mato y me muero.

 

MARÍA DOLORES ALMEYDA.- Ha publicado los siguientes libros de poesía: Versos clandestinos, La casa como un árbol, Pequeños Versos Furiosos, El valle inacabado, El sol no arde mejor en primavera; los libros de relatos: Algunos van a morir y Mundos; y dos novelas: Veintidós estaciones y Dos Flores de Loto. Su última publicación es el poemario Entre el cielo y el cieno, que se presentará próximamente.
Colabora en diversas revistas de índole social y feminista y ha publicado en muchas y variadas antologías con poemas y cuentos. Colaboró con Iñaki Gabilondo durante su etapa como director de Radio Sevilla, en las tertulias literarias; ganó durante tres convocatorias consecutivas el certamen de poesía de la Villa de Carrión de los Céspedes. Actualmente desarrolla semanalmente un programa de radio, La inopia, en el que se habla principalmente de poesía con sus autores y sus textos.

.

ARS POETICA ( VERSIONES DE POESÍA MODERNA). ANTOLOGÍA DE AUTORES

Ars poetica

DESDE LO PROFUNDO

Madre- la nada-¡lo eterno! El temor a lo eterno
noche tras noche tiembla en mi jardín.
Fuiste una vez, madre, mi tumba.
¿Por qué tanto temor-madre-
a abandonar la luz de nuevo?

de Lucian Blaga ( 1895-1961), traducido por Andrés Sánchez Robayna y Lilica Voicu-Brey

CUANDO EN NOCHES DE LUNA

Cuando en noches de luna las mujeres pasean con vestidos de flores
me sorprenden sus ojos, sus pestañas, la creación entera.
Creo que de tan grande inclinación recíproca
podría resultar la verdad última.
de Czeslaw Milosz (1911-2004), traducido por Daria Cyniak y TTL

rozewicz%20tadeusz_5961823

Tadeusz Rózewicz

MI PADRE

Por mi corazón pasa
mi viejo padre
no ahorró en su vida
no apiló
grano a grano
no compró una casita
ni un reloj de oro
y al fin no hizo granero

Vivía como un pájaro
cantando
día tras día
pero
decid si puede
vivir así un modesto oficinista
tantos años

Pasa por mi corazón
mi padre
con un sombrero viejo
silbando
una canción alegre
y cree firmemente
que irá al cielo

de Tadeusz Rózewicz ( 1921-), traducción de Anna Zylka y TTL

ES TAN BELLO SU ROSTRO MATUTINO

Es tan bello su rostro matutino
su sosegada sombra cuando anda

Me recuerda los bosques y me recuerda el mar
el mar el sol a pico sobre el mar

No tuve yo un amigo así en mi infancia
no es eso lo que busco al contemplarlo
ajeno como brisa
No busco nada Sé tan solo que pasa cuando pasa
su rostro matutino
rumor de agua que cae
inhumana promesa
una isla una isla
que solo el viento habita
y pájaros azules

de Alberto de Lacerda ( 1928-2007), traducido por Andrés Sánchez Robayna

ES MEDIANOCHE

Es medianoche.
El carbón de esa hora va extinguiéndose en brasas
blancas.
Tiemblan los huesos de las almas
en la parrilla.
Las sombras
saltan sobre los muros como aves de presa
deshilachadas.
Permanecemos solos,
con el fuego que intenta inflamar ese fuego.

de François Jacqumin ( 1929-1992), traducción de Carmen Dolores Betancor Fernández y TTL

HA DE HABER UNA INSIDIA

Ha de haber una insidia
capaz de fulminar
a quien emite un pensamiento.
Tiene que haber una ironía que perfore y que ponga
término
al saber enredado de los hombres. Se queman
con todos los ardores con tal de demostrar.
A falta de ver bien,
buscan confusamente
la nieve en la blancura.
de François Jacqmin, traducción de Carmen Dolores Betancor y TTL

NUESTRA OBRA MAESTRA ES LA VIDA PRIVADA
-I-
¿Hay algo junto al agua que no quiere mostrársenos,
algún hecho oprobioso, algún secreto de la luz que cae en lo profundo,
algún motivo de tristeza que desea ocultarse?

¿Por qué iba a importarnos? ¿No proyecta el deseo sus arco iris sobre la [vulgar porcelana
de la piel de este mundo? Y , con sus proporciones, ¿nos invade el aire?[¿Por qué buscar más?

-II-
Y ahora, mientras los defensores del horror y la pena
empujan su barcaza chorreante en la playa, comamos
el rodaballo, y sorbamos este delicioso Beaune blanco.

Hay luz artificial, no vamos bien vestidos.
Y qué. Nos gusta estar aquí. Nos gusta esos bueyes en el campo de al lado,
y el sonido del viento que acaricia la hierba. Tu manera de hablar,
en voz baja, nuestras revelaciones avanzada la noche… ¿por qué
vivir para algo más? Nuestra obra maestra es la vida privada.

-III-

En el muelle, de pie entre el Cisne Errante y el Astro Inmaculado,
respirando la brisa de la noche al tiempo que parece aumentar el momento
de placer obtenido en placer que se pierde, su belleza
que a sí misma se mancha y solo puede ser lo que fue, aguantándose
aún un poco en su fuga, me evoca nuestro propio
manso viaje a través de partidas graduales, las crisis que se funden
en lo común, dejándonos un poco más cansados cada vez,
un poco más distantes de la experiencia, ésa que, en otro tiempo,
nos tenía cautivos largas horas. Ir por la carretera sinuosa
de vuelta a casa, el mar rompiendo en los acantilados,
sobre la mesa el vaso de whisky, el libro abierto, las preguntas:
todas las recompensas del día nos esperan a las puertas del sueño…

de Mark Strand ( 1934-2014), traducción de Aida Martín Pérez y TTL

André_Velter_-_Comédie_du_Livre_2011_-_Montpellier_-_P1160201

André Velter

SED DE REALIDAD

el sol
en la piel
seca los secretos

cuerpo a cuerpo
de la arena
y los sueños

es
un destello
del ser

el despertar
crudo
del presente

donde la sal
cristaliza
el océano

donde las piedras
son testigos
del fuego

donde el deseo
alcanza
su hálito de hueso

así nace
una fuerza
sin sombra

pues la noche
disipa toda idea
de la noche

lo que viene
es más
que una llamada

a vivir
al
descubierto

de André Velter (1945), traducción de Joséphine Cabello

EPITAFIO

Nada ha pasado , caminante:
no te detengas.
Las estelas, los mausoleos y los templos
celebran sueños tristes.
De mi cuerpo sin vida ha nacido una hoguera.
de André Velter, traducción de Andrés Sánchez Robayna

MÍSTICA PARA PRINCIPIANTES

El día era templado, amistosa la luz.
Un alemán en la terraza de un café
tenía un libro pequeño en sus rodillas.
Conseguí ver su título:
Mística para principiantes
Comprendí de inmediato que aquellas golondrinas,
que, con silbos agudos,
patrullaban las calles de Montepulciano,
y la charla en voz baja de tímidos viajeros
de la Europa del Este que llamamos Central,
y las grullas erguidas-¿era ayer o anteayer?-
en los campos de arroz igual que monjas,
y el crepúsculo, lento y sistemático,
borrando los contornos de casas medievales,
y los olivos en pequeñas lomas,
a merced de los vientos y el fuego,
y la cabeza de la Princesa desconocida
que vi y admiré en el Louvre,
las vidrieras de iglesias, semejantes
a alas de mariposas impregnadas de polen,
el ruiseñor pequeño que ensayaba
su recital al lado mismo de la autopista,
y los viajes, todos los viajes,
todo esto era solo mística para principiantes,
tan solo un primer curso, un prolegómeno
de aquel examen, que quedó aplazado
para más adelante.
de Adam Zagajewski (1945), traducción de Izabela Filipowska y TTL

*Selección de poemas y autores del libro Ars poética ( Versiones de poesía moderna). Antología, Andrés Sánchez Robayna, Pre-Textos, Valencia, 2011.

La poesía estalla en la red por Andrea Aguilar

Interesante artículo que habla de la poesía de hoy, su mixtura e hibridez, su difusión por internet, la repercusión de las redes… publicado en Babelia el pasado 26 de julio:

http://http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/21/babelia/1405960941_843796.HTML

 

Encontramos ejemplo de buenos autores en:  http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/24/babelia/1406227904_371823.HTML

 

Luna Miguel

Calefacción

Me da miedo el ruido de los calefactores. Quizá porque me acostumbré al frío, al húmedo cuarto que no puedo. Que no crezco. A la húmeda humedad de aquel quiste que exprimíamos como un zumo de cristales o un esmalte. Me da miedo el ruido de los cánceres. El ruido de los ascensores. Quizá porque sin ellos el mundo se estropea. Quizá porque sin ti el mundo es egoísta. Quería un hijo y parí un gato. Quería un gato y tuve un corazón de vaca atragantado. Quería un corazón y la ciudad se llenó de luces de navidad del color del hígado. No había recuerdos hermosos en aquel acto. Había goteras y había miedo. Había húmeda humedad y había miedo. Había fuego y había fuego y había fuego.

 

 

e.e.cummings

cumming

 

* Voy a dejar un amoroso ( y muy famoso) poema del autor :

Quiero mi cuerpo cuando está con tu cuerpo…

quiero mi cuerpo cuando está con tu
cuerpo. Es algo tan nuevo.
Los músculos mejor y aún más los nervios.
quiero tu cuerpo. quiero lo que hace,
quiero sus modos. quiero el tacto de su espina
dorsal, sus huesos y la palpitante
-lisura-fiel que he de
otra vez otra y otra
besar, quiero besarte aquí y allí,
quiero, lentamente palpar, rozar el vello
de tu eléctrica piel, y aquel que nace
sobre la hendida carne… Y grandes ojos migas de amor,

y tal vez quiero el estremecimiento

bajo de mí de ti tan nueva

 

* También un poema más mordaz y crítico en el que rompe la sintaxis:

11

mi querida vieja etcétera
tía lucía durante la reciente

guerra sabía decirte y lo
hacía ampliamente y con justeza
por qué iban todos a

luchar,
mi hermana

isabel hizo cientos
(y
cientos) de calcetines sin
contar camisas pasamontañas antipulgas
etcétera puños etcétera, mi
madre esperaba

que yo muriese etcétera
con bravura se entiende mi padre
enronquecía diciendo que ello era
un honor y que si él
pudiera entretanto yo

mismo etcétera estaba quieto
en el hondo fango et
cétera
(soñando
et
xxcétera, en
Sus sonrientes
postrados ojos y en su Etcétera)

 

* Un tercer poema divertido, con humor crítico, en el que juega a descomponer las palabras:

15

o pr

greso verdaderamente eres imp

rtante superc

losal hiperpr

digioso etc yo l

sé & tú n

lo sabes c

rre el llamad

teatro & con tus pr

pios ojos c

ntempla: El

( El presidente El

presidente de El presidente

de los El) presidente de

los (estados El presidente de los

estados unidos El presidente de los estados

unidos de el Presidente De Los) Estados Unidos

de Ameríca unde negant redire quemquam pr

bablemente ju

e

g

a

a

l

b

éisbol

 

* Los poemas están traducidos por Alfonso Canales, en el libro Poemas , Visor, 2000