Encuentro con Gonzalo Gragera y su libro “La suma que nos resta”

9788416906420

El próximo jueves 16 de mayo a las 19.30 horas tenemos como invitado, en nuestro ciclo de encuentros “El poeta y su voz”, al joven poeta sevillano Gonzalo Gragera, con quien hablaremos de poesía, y en particular de su poemario “La suma que nos resta” ( Premio de Poesía Joven RNE 2017) . Será en la Casa del Libro, C/ Velázquez n.8, Sevilla. Estáis invitados y nos alegrará compartir versos, reflexiones y vino con vosotros. La libreria nos invita a una copa de manzanilla por gentileza del Grupo de Bodegas de José Estévez.

La suma que nos resta se asienta sobre tres pilares, que casi se corresponden con su tres capítulos:

En su primera parte,  La luz y sus nombres, prima cierto intimismo, en el que lo personal trasciende y abarca al otro. El poeta puede ser cualquier lector, escribe y piensa sobre temas universales partiendo de la memoria y la vivencia particular: el paraíso de la infancia, la juventud, el tránsito al árido mundo adulto, el descubrimiento del amor y de lo que es importante en la vida, sus propios dioses, el paso del tiempo…

Su segundo capítulo, Victoria Station,  nos muestra una interesante mirada crítica al ser contemporáneo y a nuestro modo de vida: los hombres como pétalos y naipes/ recorren los pasillos sin oxígeno/… Es el hombre nacido en nuestro tiempo./ Las siete en la estación. Es hora punta./ Están los hombres, todos, ya, dormidos. Retrata un individuo que se mueve por inercia, sin hacerse preguntas , sin  valores, ni ideas- menos aún utópicas- ni credos ni fe; el ser contemporáneo como un autómata en su inmenso y frío vacío.

El final del libro, La suma que nos resta,  enlaza con el primer poema que abre el poemario,  Consideraciones previas, creando una estructura circular, iniciando y cerrándose el poemario con la reflexión metapoética sobre la poesía y su escritura. Concibe la poesía como descubrimiento o revelación,  capaz de alumbrar ambigüedades o enigmas. Escribir consiste en ofrecer, ofrecerse, dar todo o casi todo: impresiones, pensamientos, vivencias. Escribir es una resta que en los otros puede convertirse en suma. Y ahí se enlaza con el primer poema, en el cual se dirige al lector – como Baudelaire en su poema Al lector- , en el que afirma buscar la precisión, no poder ofrecer salvación ni respuesta alguna; pero sí que el lector se pueda encontrar en sus versos.

En cuanto a la forma, tiene un estilo sobrio, ,  poesía muy depurada , una esencialidad elegante, no falto de sentimiento contenido ni de sutil ironía, preciso en su lenguaje coloquial e imágenes, pero sugerente gracias a las elipsis y los silencios. Verso con ritmo, resalta en su poesía las enumeraciones y paralelismos , que también confieren ritmo al poema. Sin querer ser pedante, respiran en los poemas las referencias culturales, de modo inevitable porque es un gran lector , porque las lecturas nos conforman y porque contrapone una vida de lecturas a una vida más simple, libros de la maleta/ con los que ni tributo ni cotizo.

Como siempre, os dejo algunos poemas para abrir boca.

 

2007

Ni Horario ni Aristóteles.

Ni Leopardi ni Papini.

Ni Chesterton ni Kundera.

Ni Ortega ni Krahe.

Sólo una terraza

y tus diecisiete

para saber de qué se hacía

lo único que aquí importa:

para saber qué es eso

de llevar el mundo en los labios

 

DAMA DE NOCHE

La noche como un peso inabarcable,

inmensa y decidida.

La ausente gravedad

dibuja los contornos

de acequias y parterres.

El mar es un adiós,

una mano distante,

despedida de espumas

y de sales amargas.

Lo observas, lo contemplas,

con la O de tus ojos;

los mares como muros

en donde tu memoria es la pintada

de jóvenes sin ecos.

 

La noche como un peso inagotable.

Y la dama de noche,

aquel olor perenne,

imitando el propósito

de estas horas oscuras:

sin espacio ni tiempo,

las ramas- o los brazos- de la madre

cuyo perfume evoca tus ayeres.

 

MALABARES

A pesar del qué tal todo,

y decir que vas tirando.

 

De los cajeros, el día veinte.

Del comprobante de saldo.

 

De las diputaciones, asesores,

gabinetes, despachos.

 

De estos martes y miércoles

con las eses del sábado.

 

De los saludos esquivos

de vecinos malhumorados.

 

Del que entiende de vinos

y te enseña cómo catarlos.

 

Del IPC, del Euríbor,

del correo certificado.

 

A pesar de todo esto,

reunir valor para intentarlo.

 

Para apostar de trapecista

entre las sílabas del fracaso.

 

 

Todo, o casi, lo has dado.

Sobre la mesa has diseminado

lo poco que te pertenece:

lecturas, impresiones, otoños.

 

Ya de ti mucho no queda.

Eres resta en manos de otros.

Un número , como cualquiera,

que se deshoja en notas y apuntes.

 

Consumido.

¿Entiendes estas cifras decrecientes?

 

Todo, o casi todo, lo has dado.

Resta de ti que en otros, quizá, es suma.

 

Ahora sopla en el título

y apaga la penúltima mecha.

 

Sola se queda

una vela encendida.

 

GONZALO GRAGERA. Sevilla, 1991. Escritor y lector. Autor de dos poemarios: Génesis (Jirones de Azul) y La vida y algo más (La Isla de Siltolá). Ha publicado sus poemas en revistas como Quimera Piedra del Molino, y han sido recogidos en la antología de poesía joven Nacer en otro tiempo (Renacimiento). Actualmente, es colaborador en la cadena COPE, en la revista cultural Zenda y en el periódico digital The Objective. Su libro La suma que nos resta ganó Premio de Poesía Joven de Radio Nacional de España 2017 (Editorial Pre-Textos). Su blog: latrastienda.org

 

 

 

 

 

Anuncios

II Encuentro “El poeta y su voz”: Isaac Páez y su libro “Desde el punto inmóvil”

Desde el punto inmóvil

La próxima cita que tenemos el club de lectura “Versos y vinos” será el jueves 28 de marzo a las 19.30 horas en la Casa del Libro de Sevilla, Calle Velázquez n.8. En esta ocasión nos acompañará el poeta y novelista sevillano Isaac Páez, autor que tiene ya en sí varios premios que avalan su calidad y madurez literaria, una escritura de alto vuelo tanto en su contenido como en su forma. En el 2017 publicó la Diputación de Granada el poemario Desde el punto inmóvil ,  XXXII Premio Andaluz de Poesía Villa de Peligros, y sobre el que profundizaremos en el encuentro. Como siempre estáis invitados.

El libro se inicia con una cita de T.S Eliot, que podemos relacionar con su título , Desde el punto inmóvil, ese punto inmóvil puede referirse al presente, en el que confluyen tanto el pasado como el futuro. El tiempo puede sentirse como un punto inmóvil y una constante repetición, el punto inmóvil/ del mundo en rotación, alegato de eternidad.Y será en ese lugar donde se encuentra la luz de la que nace toda luz.

Otra referencia cultural- Julia Kristeva lo llamaría intertextualidad- la hallamos al inicio de cada capítulo, cada uno de ellos se abre, como si fuese una puerta que da entrada , con una cita del tratado del filósofo griego Plotino, Enéadas: lo Uno, la Inteligencia, el alma, la luz …Encontraremos varias citas intertextuales de diferentes autores que nos guiarán como un mapa por el poema.

El texto consta de un prólogo, 3 capítulos ( Los poemas del bosque, Los poemas de la noche y Los poemas del día) y un epílogo. Podemos decir que la temática que trata es intimista, trascendental, mística, existencial (recorriendo gracias a las palabras: la fe, el dolor, la muerte, el amor y la propia construcción – o deconstrucción-de la realidad con el lenguaje). Un texto que puede contener ( y leerse en) diversos niveles o planos.

Hay un tiempo, el punto inmóvil, y hay dos espacios: el bosque que se recorre, y que puede ser metáfora de un viaje interior, y en un segundo plano, un trayecto por el tiempo y la existencia;  y el mar, que parece constituir su hogar, lugar de partida y regreso.

Dentro del bosque se exponen variados motivos: la identidad, los caminos a elegir, la duda, la búsqueda de la libertad, la pérdida, la soledad… No necesitará regresar del bosque, porque lo llevará siempre consigo, para finalmente recalar en el mar, en el amor, en paz.

Exquisito y elegante su lenguaje, poesía que no pierde en ningún momento la tensión o intensidad, con un rico y exuberante imaginario en el que abunda la naturaleza, versos plagados de aforismos o sentencias, también de paradojas- recurso propio de la poesía mística-. Una poesía de calidad que cautiva al lector, al menos me cautivó a mí.

Como siempre, os dejo algunos poemas. Aclarar que no tienen títulos, son poemas enumerados, pues todo el libro tiene una coherencia y unidad global , en el que cada capítulo parece ser un solo poema dividido en fragmentos, integrados a su vez en un poema mayor que cruza todo el texto.

 

Es simple la razón que lo hace andar:

saber por qué camina mientras salva

la incólume distancia que separa

el inicio y el fin de todo pensamiento.

 

Y acuérdate también de aquel que ignora

dónde acaba el camino que ha emprendido.

 

Caminante que cruzas el sendero

y marchas hacia el bosque

de un sur que queda al sur de los sentidos,

detén por un instante el día y señala

la cicatriz del tiempo en mi garganta.

En esta oscuridad no quedan dudas,

solo el discurso sin grietas

de un fuego donde todo comienza

y termina también con su principio.

Inmaculada luz que otorga

su color a la sombra

y al alacrán

que muerde el miedo intenso de morir.

 

Igual que en un jarrón antiguo

su pátina nos habla de un mundo ya sin vida,

y en esta oscuridad del sol recuerdo

su ardor y su caricia perlada por mi frente.

Amamos lo que se fue, y es

por eso que resurge cada ocaso

y la mañana

que incontestablemente lo corrige.

A fuerza de errar tanto

en la repetición hallamos

el consuelo oxidado de todo amanecer,

eterno don de Dios

que solo comprendemos cuando acaba.

Es duro y dulce amar lo que sucede,

la esperanza que acude junto al alba,

la alegría solar de ver el monte

y la sombra del monte con mi sombra

caminando enlazados sin saber

dónde termino yo y dónde empieza

el otero que ahora está naciendo

debajo de mis pies, sobre mi frente

las espinas que el sol derrama en mi memoria.

 

Es duro ver la luz si no se tiene

el corazón dispuesto a la tristeza,

la tristeza inundada de alegría

y la alegría, al fin, como una espada

blandida por amor y de amor plena.

 

Tu palabra me guía sin palabras

porque el mar a lo lejos me hace señas,

su canto de ida y vuelta me requiere

y dibuja cerezos sobre el agua

que la vista del náufrago levanta hacia lo azul,

como si así morir no fuera tanto

porque la inmensidad arraiga en el abismo.

 

Un cadáver de luz que nace ahogado

revive con las olas que mueren en la orilla.

 

CON LA CAL CALCINADA en las pupilas

y las ventanas aún abiertas a los días

entro en mi casa y todo permanece

igual, salvo yo mismo.

El polvo y las arañas no han tejido

su paño de erosión en las paredes,

la navaja oxidada continúa

abierta y roma encima de la mesa

junto a un pan sin la herida

mohosa de los días.

He vuelto al mar,

y en paz, sobre la arena escucho

el intervalo que otorga la marea

a esta playa lejana ya de todo

cuyo cielo rojizo procede de la sangre

de aquellos pescadores ahogados que dejaron

las redes y el anzuelo alrededor

del cuello de sus propias ilusiones.

Mujer de pies anclados en el barro

que aún esperas la sal de mi mirada,

devuélveme el ocaso inacabable

y el vuelo del albatros,

las risas y la sidra,

la isla que soy y he sido siempre.

 

Hoy quiero ser memoria de tus olas,

el futuro y el presente del pasado,

el sonido infalible de las piedras

con su firme pereza que esculpe acantilados.

 

Al fin estoy tranquilo, Padre mar,

y todo vuelve a ser como fue nunca:

la vida como un simple anillo a solas

condenado sin fin a repetirse,

como un bosque elevado por el fuego

que crece eternamente en la ceniza.

 

Isaac Páez Catalán (Sevilla, 1984) es licenciado en Historia y profesor de enseñanza secundaria. Hasta la fecha ha publicado los siguientes poemarios: Entre la oscuridad y la química (2004), Contrato a tiempo perdido (XV Premio de Poesía Universidad de Sevilla, 2008), Harmon avenue (Cartonera & Digital), Hijos del euríbor (Ediciones en Huida) y 1922 (VIII Premio de Poesía Antonio Gala). En 2014 Las voces del frío obtuvo el XXV Premio de Poesía de la Diputación de Álava Ernestina de Champourcín, poemario que fue finalista del Premio Euskadi de Literatura en castellano en 2015, y ese mismo año Los versos leporinos fue galardonado con el XXVIII Premio de Poesía Joaquín Lobato y en el 2017 publicó Desde el punto inmóvil  ( XXXII Premio Andaluz de Poesía “Villa de Peligros). En el ámbito de la narrativa resultó ganador del Certamen Andalucía Joven de Narrativa 2012 por la novela Disparos al aire (Berenice Editorial) y fue finalista de la LXX edición del Premio Nadal de novela en enero de 2014. En 2015 obtuvo el premio de relato Energheia en la ciudad de Matera (Italia).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi lectura del libro de Haikus ” Cuenco de azahar” de Gregorio Dávila

Mi agradecimiento a la revista digital Luz Cultural por la difusión de mi reseña, que podrán leer en este enlace:

https://www.luzcultural.com/cuento-de-azahar-la-bella-contemplacion/

2º Ciclo de encuentros con autores, “El poeta y su voz”

ENCUENTRO CON AUTORES 2018/19

El 18 de octubre iniciamos los encuentros con poetas en la Casa del Libro , Calle Velázquez nº 8, Sevilla. Es una actividad inserta en el club de lectura de poesía y consiste en leer el libro recomendado y tener la posibilidad de poder dialogar con el propio autor sobre el mismo. Todos los encuentros serán a las 19.30 horas. La entrada es libre y gratuita .

Y además, este año coordinaré la actividad junto a mi admirada y amiga  dramaturga, poeta, cantautora y novelista, Isabel Martín Salinas.

-18 de octubre: José Mateos y su antología “Poesía esencial”, Renacimiento.

-15 de noviembre: Carlos Vaquerizo, “Versos del equilibrista”, Editorial Verbum, Premio Internacional de Poesía “Juan Alcaide”.

13 de diciembre: María AR, “Mapa de la memoria”, Renacimiento, Premio Poesía Juana Castro.

23 de enero: Rafael Adolfo Téllez, Cantos de Joseph Uber, Editorial Comares.

21 de febrero: Rocío Hernández Triano, Pisar cieno, Premio de Poesía Ciudad de Badajoz.

28 de marzo: Isaac Páez, Desde el punto inmóvil, editado por la Diputación Provincial de Granada, Premio Poesía Villa Peligros 2017.

25 de abril: María Dolores Almeyda, Instrucciones para cuando anochezca, Anantes editorial.

16 de mayo: Gonzalo Gragera, La suma que nos resta, Editorial Pre-Textos, Premio de Poesía Joven RNE.

13 de junio: En homenaje a Vicente Tortajada, Esplendor, Renacimiento.

 

 

 

POEMAS DE MANUEL SENRA

Iniciamos este espacio de Lecturas , un escaparte o espacio de difusión de la poesía y prosa de otros autores. Y se inaugura con una breve antología de poemas de Manuel Domínguez Senra, aunque lo conocemos como Manuel Senra. En sus versos encontramos sensibilidad, sentimiento y buen saber para que nazca la Poesía, en mayúscula.

 

OASIS PROHIBIDO

I

(Con todo el cielo alumbrando mis ojos,

y la negrura cegando mi alma)

TUVE un instante en mi cara la risa,

y largos años de labios sin besos.

Fragua y carbón,

ascuas en la sangre viva,

llevó mi risa cerca de las lágrimas.

 

Aquella infancia sin canciones ni música,

fue en cambio el nido en que guardé mis besos.

Pero enseguida que llegó se fue,

así, como sin irse,

yéndose para siempre.

 

Larga senda de pasos,

que ya no doy ahora

sino aquellos

que antes di, sin sentirlos apenas.

Primero un día, y luego diariamente

oliendo miedo y masticando llanto…

O historias inventadas, y cigüeñas

-con bebés en el pico- procedentes

-decían- de París… Y todo un cuento.

 

Con esponjosas lluvias en el invierno

y las ardientes candelas de agosto…,

aquel infierno que, sin ser, pasaba

royendo diariamente mi conciencia.

 

Nido de miedos. El corazón huía,

siempre sintiendo la voz del espanto;

en tanto el brillo de la luz temblaba

al otro lado de la cristalera.

 

(¿Habrá un espacio donde no amanezca?)

 

II

 

SÉ bien que hay otros mundos en la Tierra:

en el bello país donde los niños

cantan, brincan y trepan la cucaña;

o montan en lo alto de una luz,

o en escobas, a trote de caballo.

O acaso espacios infinitos, muertos…

 

Ya sé que hay muchos niños,

de abultados estómagos, que sufren

la pedrada del hombre en la memoria.

 

¿Por qué sobran armas?

¡Y tanta agua en el mar sin que se beba! Pero

lo que sufrí ayer…

no me dolía tanto como ahora.

 

 

Temporalmente viví malos sueños…

cuando

por las orillas de mis ojos iban

las lágrimas gritando.

 

 

EL LIBRO DE LA SED

       

 

                                 I

 

            (La noche es una fiesta larga y sola)

Jorge Luis Borges

 

 

SUFRÍ la sed primera

en aquel tiempo en que éramos dioses.

 

Con el iris salvaje de la fiebre de agosto,

segaba el oro viejo del deseo,

y ahora bordo la pena

en pañuelos sin lágrimas.

Pintando flores de agua, o de agua rota.

Pero no era la sed de aquella fuente,

sino las pocas gotas derramadas

de la inmortalidad.

Ni es tampoco esa sed…

por más que llegue a la raíz, y suba

hasta rozar la boca,

boca donde renace el rojo de unos labios

y arden las hojas secas del olvido.

 

Tiempo de ayer,

parado,

cogidos de la mano…

cuando ardía la calle, apretada de besos.

Fue allí, y allí supimos

lo del callado grito del deseo. Y

alargando la mano hasta el rocío…

sobre la yerba virgen nos besamos.

 

                   II

 

UNA pequeña luz se esconde dentro

del corazón de una gota de agua,

que se nota al instante, porque vive

como indolente piedra milenaria…

 

¿Toca la mar la lluvia,

y ni siquiera siente sed

en aquel bello cuerpo de muchacha?

 

¡Llover, llover, llover…! Sentir cayendo

un agua dulce por tus labios secos,

dejándola secar

en tu piel de marfil y bello cuerpo.

 

Tenerte entre mis brazos,

y ver sus labios rojos

navegando por ríos tan pequeños…

es un poema de amor que trasciende

más allá de la lluvia y de la fuente.

 

¡Llover, llover, llover…! ¡Ay, con la lluvia

se me asustan los pájaros,

y hasta mueren.

Pese a todo, retenla… Ay, sí sostén

su ancho pecho hídrico, flotante;

y luego de alumbrar tus ojos ciegos,

que se haga mil pedazos,

en alocada y brusca torrentera.

O que refresque como

los trozos tiernos de una fruta fresca.

 

¡Déjala que te roce! Déjala

mientras tocas tus labios, mientras limpia

las huellas de la sed.

Y yo, entretanto,

te iré lamiendo, al sol, tu piel mojada.

Y luego, la que sobre, si es que sobra…

que se le beba el mar.

Que se la beba.

Foto-Manuel-Senra

 

ANTOLOGÍA PERSONAL

                                     

         I

 

                     MEMORIA

                                                                 

A los 70 años de la muerte de Antonio Machado

 

A veces, hay que huir de lo que más se quiere.

Saltar la tapia de la muerte. Ver

tierra sin voces, pero sí con odio

donde vaya la vida cosida a la carne,

y de ese modo evitar que un hombre

se muera en cualquier parte:

acaso en esos sitios ignorados,

donde se hablan lenguas diferentes.

 

Quedan atrás los patios sevillanos,

con olor a albahaca y limonero.

La fría Soria; cárdena Baeza…

Su Leonor, ardida en la memoria.

 

Atrás quedan las huellas de los años:

ese tiempo de versos,

del amor y de otras cosas.

 

Como un rey destronado, iba ungido

con el agua bendita del desprecio.

 

Atrás se quedaban ya las dos España.

Las mismas que aún perduran, y él lo sabe,

porque aún continúa entre nosotros.

 

(¡Ese maldito viento que asesina!

O la mano malvada

que empuja al hombre a un huracán de muerte).

 

Iba deshilvanando pensamientos,

con la maleta de cartón repleta

de corazones vivos…

Un poema arrugado en el bolsillo, mientras

hacía, andando,

el camino de ida, pero ya no el de vuelta.

 

Aunque parezca ayer,

hoy a mí ya me alumbra un sol más justo…

Así que amén, don Antonio Machado.

Y gracias por las plantas que dejaste,

creciendo en cada uno de nosotros.

 

Que Collioure respete su memoria… en tanto,

en la andaluza tierra de los cantes,

conservamos tus versos en los labios.

 

 

                               II

 

       TRES SONETOS ELEGÍACOS

 

La Vera Cruz, Señor. Ensangrentado.

Carne, madera y Dios. Gólgota ardiente.

Grito de redención. Carne paciente.

Rescatador del hombre entre el pecado.

 

 

Cuánto será el dolor en tu costado,

Ay, cuánto amor derramará tu mente.

Y la muerte, Señor, que está latente,

alejado de Ti, junto a tu lado.

 

Después del viento, la tormenta fría.

Después la oscuridad, después el llanto.

Y Dios después ganando la porfía.

 

Que Dios, si quiere, puede; y puede tanto,

que con solo querer ya ganaría

la partida en el Gólgota. Quebranto.

 

                        II

 

La verdad de la Cruz es mi pecado:

hincado estás por él en la madera.

¡Ay, mi Señor, si desclavar pudiera

el hierro que te tiene, así, clavado!

 

Sangre y dolor de Cristo condenado

a morir en la Cruz, como si fuera

un hombre adusto y cruel, ladrón cualquiera,

de un pueblo envilecido y desarmado.

 

Contigo estoy, rezando en tu Calvario:

la Vera Cruz. Llorando al contemplarte

así, Señor: tu cuerpo escarnecido.

 

Quisiera hacerme tela de sudario.

José de Arimatea y descolgarte.

¡Quiera a tu dolor estar asido!

 

                         III

 

Cuatro chorros de sangre desprendida

de tu cuerpo, Señor, cruz enlutada.

Cuatro surcos de cielo en tu mirada.

Y un manantial de amor en cada herida.

 

Carne muerta en la Cruz. La despedida.

La tragedia de Dios bien rematada.

Se apaga el cielo. Y la brutal lanzada,

te da la muerte, que transforma en vida.

 

Las bíblicas palabras se han cumplido:

“muerte en la Cruz”. Traición. Es la victoria

de Cristo-Dios, en tiempo renacido.

 

¡Al fin, oh Dios, se detendrá la Historia!

Se salva al hombre nuevo, redimido,

y se abrirán las puertas de la gloria.

 

 

 

LO QUE ME DEJÉ EN LA NIEVE

 

       Yo soy la tarde, declina aquí mi dinastía ( Juan Gelma)           

 

                            I

 

Uno aquí nunca sabe. Uno se calla y mira.

Entonces te das cuentas que uno no manda en uno,

que somos la esperanza de un mundo que nos vive;

pegado a la dureza del mundo que nos mata.

Así abrazo a la nieve, esparcida en el suelo.

 

Además, hoy el viento se me enreda en la sangre,

y no sé, para nada, cómo salir de aquí,

a otro lugar más bello, donde nunca he vivido.

 

De antes, solo me queda aquello que hemos sido.

El resto de otro tiempo, ya nunca lo tendré.

 

Si rompes la palabra, se muere el pensamiento,

y por mucho que pienses, tú morirás también.

Como mis ciegos ojos, vas pintado de oscuro.

 

Así, por tantas cosas, por tanto que decirte…

uno, aquí, nunca sabe. Uno se calla y mira.

Pues el que vino un día, otro día se fue.

 

 

 

 

II

 

                                      Mi sexo como el mundo

                                      diluvia y tiene pájaros

                                      y me estallan al pecho palomas desnudas.

 

                                                                  Olga Orozco

 

Hoy me siento más lejos de mí que de mi casa,

viendo caer la tarde como un pájaro muerto.

Habrá quien, como muchos, nunca vieron fiordos:

yo mismo soy de un pueblo que solo tiene vino,

y además se me clavan las espinas del viento.

 

¡Qué grande es la esperanza, si se alejan las lágrimas!

 

He venido a Noruega sin saber que he venido,

rodando por un mundo que nunca conocí.

Aunque sé que soy pobre, vivo como en la gloria.

Y por más que soy viejo, no me olvido de ti.

Como tampoco olvido ver el día mutando:

cómo cambia la nieve en la cárcel del sol,

y qué extraña la noche a la luz de la luna.

 

Será porque en España yo andaba siempre hablando,

y aquí paso los días en silencio eclesial.

A veces, muchas veces, suelo llorar por dentro:

será porque me acuerdo demasiado de ti;

sé bien que ya tú sabes lo mucho que te quiero…

Pero nunca te tengo, ni te veo, ni sé…

¿Será porque me envuelvo en el gris de la niebla?

¿Será que este universo no dice la verdad?

 

Llevo un libro, no escrito, guardado en la memoria:

memoria que ahora habla de un tiempo ya en olvido.

O será que este clima ya no da para más.

No hay paisajes hermosos de veranos ardientes,

sino casas de nieve, donde guardan su nombre.

Y cuando vuelves, miras. Y tu nombre no está.

 

Pero a pesar del frío que te envía la nieve…

qué feliz… Hoy me siento mucho mejor que ayer.

 

MANUEL SENRA

Nacido en Arcos de la Frontera (Cádiz), vive en Sevilla, en cuya prensa local ha colaborado ampliamente y participa activamente en la vida cultural de la ciudad.
Publicaciones

En poesía:

Poemarios “Presencia del amor” (1972), “Oasis Prohibido” (2008) , “Antología personal” (2010). Participa en la antología “Poesía española: una propuesta. De la generación del 68 a la del 2000” (2008) de Víctor Pozanco. “El libro de la sed” (2012); “Lo que me dejé en la nieve” (2016). “Aforismo y otros” (2018)

En prosa:
“Dignipiritutifláutico y Lunáticos” (2009); artículos de opinión en prensa.

“Ortografía de la Lengua Española” (2016)

Premios

Primer Premio: Villa de Montefrío (Montefrío, 2009); Alhoja de Oro (Sevilla, 2006); La Bella Quetaria (Albacete, 2000) y Juegos Florales (Sevilla, 1997). Segundo Premio: Alfambra (Teruel, 2007). Tercer Premio: Alcandora (Albacete, 2005); Cervera de los Montes (Toledo, 2007); Semana Santa de Cádiz (Jerez, 1997) y el Bustarviejo (Madrid, 1991). Finalista en Certamen de Poesía “Nicolás del Hierro” (2010); Premio Internacional de Poesía Miguel Ángel Pozanco (2008); Poesía Digital (2008 y 2007).

Candidato al Premio de la Crítica de Poesía de Andalucía 2011.