Encuentro con María Sanz, 14 de junio a las 18.00 horas

Tu lumbre ajena

 

El último encuentro del ciclo “El poeta y su voz” ha tenido muchos percances: primero tuvimos que adelantar el día al 14 de junio, más tarde tuvimos que adelantar la hora, a las 18 horas. Y tendrán que disculparme que me haya retrasado en escribir esta entrada, aunque haya avisado y difundido el evento entre los tertulianos y aquellas personas que suelen estar interesadas, pero entre que el fin de semana estuve en Madrid y que lamentablemente tengo un familiar ingresado en el hospital, no me ha sido posible tener tiempo suficiente . En todo caso, terminamos el ciclo de esta temporada con María Sanz, una gran poeta, avalada por una amplia variedad de premios que cosecha, y su poemario Tu lumbre ajena, Premio Valencia de Poesía en el 2001.

En este poemario Maria muestra un paisaje solitario, como las ruinas de Pompeya,   que conocieron el esplendor y la pasión por mano del hombre. Un estado celestial y fugaz -asi la lectura del poema “El vestuario de la novia”- , pues Paris está cada vez más lejos y el hombre es una lumbre ajena que va acrecentándose. Y qué hacer en ese paisaje sino refugiarse en las artes:  la música,  la pintura,  aquellos lugares visitados donde resplandecía la luz, la poesía…en todo aquello que le habla y que se muestra metáfora de su existir.

Os recuerdo, el próximo jueves 14 de junio a las 18 horas en la Casa del Libro de Sevilla, Calle Velázquez nº8, una oportunidad  magnífica para conocer excelente poesía.

 

 

BRAHMS, BRAHMS

El sentido de cada

dolor está en las notas

de su primera sinfonía, tiempo

invocado a sí mismo. Oh, la vida

que hacia el fin se proyecta,

lucero neblinoso

detrás del horizonte, cuántas veces

oírla es como un eco

en do menor, alzada

sobre el vértice esquivo

de viejas partituras.

Si los cielos se hunden , sobrevive

la luz en movimiento,

a pesar de lo amargo que el destino

compone a todas horas. Oh, su música

alarga la caída del crespúsculo,

ese momento donde convencerse

de que , si no es por él, nadie te toca.

 

VILLA DE LOS MISTERIOS

También la sepultaste, como un día

hizo el Vesubio con sus moradores,

bajo el íntimo altar de tus recuerdos.

La iniciación al rito

dionisíaco temblaba

de pasión en el rojo pompeyano,

aliento detenido

por la calma imperante de las sombras.

Unos frescos vivientes,

su teoría nupcial sobre el misterio,

te dieron la lección más escondida

de cuantas aprendiste,

hasta el punto de hundir sus levedades

en tu asombro feliz y extenuado.

La villa relucía

de pura eternidad entre figuras

y su flujo constante de colores.

También la conservaste, como el tiempo

hizo con su belleza devastada,

en la memoria intacta de tu gozo.

el vestido de novia

EL VESTUARIO DE LA NOVIA,

de Max Ernst

 

El tiempo que ha pasado,

su colorido inútil, ya no puede

revestirte de nuevo. Eres otra,

tu perfil sinuoso lo proclama.

Aprendiste a esperar sin recompensa,

a yacer sobre un viento

que al mínimo temblor te desplomaba,

y así, desde el transcurso,

padecías la luz en sombra, sola.

También el tiempo es otro.

No viene, como ayer, a poseerte,

ni realza tu cuerpo

con días nacarados.

Hay un espejo al fondo del amor,

una verdad distinta

que al mirarla te va desfigurando,

después de haber caído, como siempre,

en esa tentación de dirigirte

hacia lo inalcanzable.

 

“BUSCA A ESOS AMIGOS FIELES QUE NUNCA

TE CERRARÁN LAS PUERTAS DE SUS LIBROS”

Lucio Anneo Séneca

Que sería de ti

lejos de sus poemas, de su verbo

injertado en las ramas de los tuyos.

Cuando abres la ventana

al último destello vespertino,

notas que están entrando

tus poetas, templados por la brisa

donde les conociste,

sin los pies en el suelo.

Después viene la ofrenda

del libro interminable, del abismo

en el que te colocan, para nunca

ascender si no es por su palabra.

Cuando cierras la puerta

al vacío exterior, buscas un cántico

semejante al de aquellas criaturas,

nacido de una voz plural, sonora

liberación del mundo. Tus amigos,

arcángeles en verso,

te ayudan a escapar sobre sus alas.

 

MARÍA SANZ

Publicó su primer poemario en 1981, Tierra difícil (Libros Dante, Madrid),​ al que le han sucedido más de una treintena de obras.

Sus versos han sido recogidos en diversas antologías, como la Antología de la Poesía Femenina de España en el Siglo XX (Universidad de Pekín, 2001), Poesía Sevillana 1950-1990,[2]Los Cuarenta Principales,[3]Ellas tienen la palabra (Hiperión, 1997), etc., y traducidos al polaco, inglés, francés, portugués, rumano, chino y braille.[4]

Su obra ha sido objeto de diversos estudios, entre ellos La subjetividad desde lo otro en la poesía de María Sanz, María Victoria Atencia y Clara Janés, por Sharon Keefe Ugalde.[5]

Entre los numerosos premios que ha recibido se encuentran los siguientes: Ricardo Molina, Manuel Alcántara, Tiflos, Leonor, Cáceres, José de Espronceda, Ateneo Jovellanos, Ciudad de Badajoz, Miguel Labordeta, Ciudad de Torrevieja, Valencia-Alfons el Magnanim, Blas de Otero, Hermanos Machado, Vicente Núñez, Rafael Morales, Tardor, Ciudad de Pamplona, etc.

Creadora del Premio Nacional de Poesía “Fernando de Herrera”, dirige asimismo el Ciclo de Poesía en la Casa de Soria y Castilla y León de Sevilla.

Obras

Poesía

  • Tierra difícil (1981).
  • Variaciones en vísperas de olvido (1984).
  • Cenáculo vinciano y otros escorzos (1985).
  • Aquí quema la niebla (1986).
  • Contemplaciones (1988).
  • Jardines de Murillo (1989).
  • Trasluz (1989).
  • Aves de paso (1991).
  • Los aparecidos (1991).
  • Pétalo impar (1991). Antología de su obra, 1981-1991.
  • Vivir por dentro (1992).
  • Desde noviembre (1992).
  • Paseo de los magnolios (1995).
  • Tanto vales (1996).
  • A cierta altura (1998).
  • Domus áurea (1999).
  • Tu lumbre ajena (2001).
  • Dos lentas soledades (2002).
  • Un resplandor cercano (2002). Antología de su obra.
  • Tempo de vuelo sostenido (2004).
  • Mínimo sol de invierno (2006).
  • Voz mediante (2006).
  • Lance sonoro (2006).
  • Luna de capricornio (2007). Antología de su obra.
  • Lienzos de cal (2008).
  • Hypnos en la ventana (2009).
  • Los cielos tardíos (2009).
  • Los pulsos cardinales (2010).
  • Retablo de cenizas (2011).
  • Danaide (2012).
  • La paz del abandono (2014).
  • Oboe d’amore (2015).
  • El primer reino (2015).
  • Galería de insomnes (2016).

Prosa

  • 1989, Las mujeres de don Juan
  • 2010, La luz no usada
  • 2011, Jardines de Murillo (nueva versión en prosa)
  • 2012, Sorianos en Sevilla
Anuncios

Encuentro con José María Jurado y su poemario “Gusanos de Seda”

gusanos de seda

El próximo martes 19 de diciembre a las 19.30 horas tendremos el gusto de contar en el club de lectura de poesía ( librería Casa del Libro , Calle Velázquez nº8, Sevilla) con la presencia de José María Jurado García-Posada, quien nos hablará de su poemario Gusanos de seda. Una poesía de tono elegíaco , un libro que dedica a la memoria de su padre y donde el dolor por su ausencia, la memoria, lo íntimo y confesional se entrelaza con los interrogantes existenciales: “¿Por qué estamos aquí?”. Nosotros, un ser para la muerte. Y a pesar del inevitable tempus fugit nos arraigamos tenaces a la vida gracias a la belleza y al arte. Y son sus poemas un lugar de encuentro y diálogo con la pintura, la música, la filosofía, la historia, los viajes, la literatura. Un lugar de múltiples e interesantes referencias culturales. Es un libro del que seguro disfrutaréis.

Gusanos de seda

Era una caja de cartón,

ahora es el Valle de los Reyes.

 

Un silencio solemne ha desplazado

el chasquido tenaz de las mandíbulas.

 

Como el tiempo tritura los relojes

devoraron las hojas de morera

que unas manos traían cada tarde.

 

Ahora yacen inertes en la densa necrópolis

que ellos mismos tejieron

con un hilo de oro.

 

Bajo el mudo sarcófago

que cobija su sueño,

¿acaso aguardan la resurrección de la carne?

 

Dicen que el hombre es un ser para la muerte

 

En esta caja de cartón termina

la Ruta de la Seda.

 

20171211_145313

 

Heideggeriana

 

Viento del ser, condúceme hasta el claro

del bosque por senderos de palabras y hojas

tamizadas de luz y de conciencia pura.

 

Viento del ser, concédeme el lenguaje

ligero de los pájaros, la rama

donde mirar el sol para aguardar la noche

y hundirme en el crepúsculo de Dios.

 

Derriba la cabaña del pensar,

viento del ser, que todo sea acción,

acción y voluntad fundadora del mundo.

 

Tú que agitas las copas de los árboles

sacude nuestra angustia al filo de la muerte

y extiende nuestro tiempo más allá del abismo.