Encuentro con María Sanz, 14 de junio a las 18.00 horas

Tu lumbre ajena

 

El último encuentro del ciclo “El poeta y su voz” ha tenido muchos percances: primero tuvimos que adelantar el día al 14 de junio, más tarde tuvimos que adelantar la hora, a las 18 horas. Y tendrán que disculparme que me haya retrasado en escribir esta entrada, aunque haya avisado y difundido el evento entre los tertulianos y aquellas personas que suelen estar interesadas, pero entre que el fin de semana estuve en Madrid y que lamentablemente tengo un familiar ingresado en el hospital, no me ha sido posible tener tiempo suficiente . En todo caso, terminamos el ciclo de esta temporada con María Sanz, una gran poeta, avalada por una amplia variedad de premios que cosecha, y su poemario Tu lumbre ajena, Premio Valencia de Poesía en el 2001.

En este poemario Maria muestra un paisaje solitario, como las ruinas de Pompeya,   que conocieron el esplendor y la pasión por mano del hombre. Un estado celestial y fugaz -asi la lectura del poema “El vestuario de la novia”- , pues Paris está cada vez más lejos y el hombre es una lumbre ajena que va acrecentándose. Y qué hacer en ese paisaje sino refugiarse en las artes:  la música,  la pintura,  aquellos lugares visitados donde resplandecía la luz, la poesía…en todo aquello que le habla y que se muestra metáfora de su existir.

Os recuerdo, el próximo jueves 14 de junio a las 18 horas en la Casa del Libro de Sevilla, Calle Velázquez nº8, una oportunidad  magnífica para conocer excelente poesía.

 

 

BRAHMS, BRAHMS

El sentido de cada

dolor está en las notas

de su primera sinfonía, tiempo

invocado a sí mismo. Oh, la vida

que hacia el fin se proyecta,

lucero neblinoso

detrás del horizonte, cuántas veces

oírla es como un eco

en do menor, alzada

sobre el vértice esquivo

de viejas partituras.

Si los cielos se hunden , sobrevive

la luz en movimiento,

a pesar de lo amargo que el destino

compone a todas horas. Oh, su música

alarga la caída del crespúsculo,

ese momento donde convencerse

de que , si no es por él, nadie te toca.

 

VILLA DE LOS MISTERIOS

También la sepultaste, como un día

hizo el Vesubio con sus moradores,

bajo el íntimo altar de tus recuerdos.

La iniciación al rito

dionisíaco temblaba

de pasión en el rojo pompeyano,

aliento detenido

por la calma imperante de las sombras.

Unos frescos vivientes,

su teoría nupcial sobre el misterio,

te dieron la lección más escondida

de cuantas aprendiste,

hasta el punto de hundir sus levedades

en tu asombro feliz y extenuado.

La villa relucía

de pura eternidad entre figuras

y su flujo constante de colores.

También la conservaste, como el tiempo

hizo con su belleza devastada,

en la memoria intacta de tu gozo.

el vestido de novia

EL VESTUARIO DE LA NOVIA,

de Max Ernst

 

El tiempo que ha pasado,

su colorido inútil, ya no puede

revestirte de nuevo. Eres otra,

tu perfil sinuoso lo proclama.

Aprendiste a esperar sin recompensa,

a yacer sobre un viento

que al mínimo temblor te desplomaba,

y así, desde el transcurso,

padecías la luz en sombra, sola.

También el tiempo es otro.

No viene, como ayer, a poseerte,

ni realza tu cuerpo

con días nacarados.

Hay un espejo al fondo del amor,

una verdad distinta

que al mirarla te va desfigurando,

después de haber caído, como siempre,

en esa tentación de dirigirte

hacia lo inalcanzable.

 

“BUSCA A ESOS AMIGOS FIELES QUE NUNCA

TE CERRARÁN LAS PUERTAS DE SUS LIBROS”

Lucio Anneo Séneca

Que sería de ti

lejos de sus poemas, de su verbo

injertado en las ramas de los tuyos.

Cuando abres la ventana

al último destello vespertino,

notas que están entrando

tus poetas, templados por la brisa

donde les conociste,

sin los pies en el suelo.

Después viene la ofrenda

del libro interminable, del abismo

en el que te colocan, para nunca

ascender si no es por su palabra.

Cuando cierras la puerta

al vacío exterior, buscas un cántico

semejante al de aquellas criaturas,

nacido de una voz plural, sonora

liberación del mundo. Tus amigos,

arcángeles en verso,

te ayudan a escapar sobre sus alas.

 

MARÍA SANZ

Publicó su primer poemario en 1981, Tierra difícil (Libros Dante, Madrid),​ al que le han sucedido más de una treintena de obras.

Sus versos han sido recogidos en diversas antologías, como la Antología de la Poesía Femenina de España en el Siglo XX (Universidad de Pekín, 2001), Poesía Sevillana 1950-1990,[2]Los Cuarenta Principales,[3]Ellas tienen la palabra (Hiperión, 1997), etc., y traducidos al polaco, inglés, francés, portugués, rumano, chino y braille.[4]

Su obra ha sido objeto de diversos estudios, entre ellos La subjetividad desde lo otro en la poesía de María Sanz, María Victoria Atencia y Clara Janés, por Sharon Keefe Ugalde.[5]

Entre los numerosos premios que ha recibido se encuentran los siguientes: Ricardo Molina, Manuel Alcántara, Tiflos, Leonor, Cáceres, José de Espronceda, Ateneo Jovellanos, Ciudad de Badajoz, Miguel Labordeta, Ciudad de Torrevieja, Valencia-Alfons el Magnanim, Blas de Otero, Hermanos Machado, Vicente Núñez, Rafael Morales, Tardor, Ciudad de Pamplona, etc.

Creadora del Premio Nacional de Poesía “Fernando de Herrera”, dirige asimismo el Ciclo de Poesía en la Casa de Soria y Castilla y León de Sevilla.

Obras

Poesía

  • Tierra difícil (1981).
  • Variaciones en vísperas de olvido (1984).
  • Cenáculo vinciano y otros escorzos (1985).
  • Aquí quema la niebla (1986).
  • Contemplaciones (1988).
  • Jardines de Murillo (1989).
  • Trasluz (1989).
  • Aves de paso (1991).
  • Los aparecidos (1991).
  • Pétalo impar (1991). Antología de su obra, 1981-1991.
  • Vivir por dentro (1992).
  • Desde noviembre (1992).
  • Paseo de los magnolios (1995).
  • Tanto vales (1996).
  • A cierta altura (1998).
  • Domus áurea (1999).
  • Tu lumbre ajena (2001).
  • Dos lentas soledades (2002).
  • Un resplandor cercano (2002). Antología de su obra.
  • Tempo de vuelo sostenido (2004).
  • Mínimo sol de invierno (2006).
  • Voz mediante (2006).
  • Lance sonoro (2006).
  • Luna de capricornio (2007). Antología de su obra.
  • Lienzos de cal (2008).
  • Hypnos en la ventana (2009).
  • Los cielos tardíos (2009).
  • Los pulsos cardinales (2010).
  • Retablo de cenizas (2011).
  • Danaide (2012).
  • La paz del abandono (2014).
  • Oboe d’amore (2015).
  • El primer reino (2015).
  • Galería de insomnes (2016).

Prosa

  • 1989, Las mujeres de don Juan
  • 2010, La luz no usada
  • 2011, Jardines de Murillo (nueva versión en prosa)
  • 2012, Sorianos en Sevilla
Anuncios

Encuentro con Jesús Tortajada y su libro “Un buen traje”

un-buen-traje portada

El próximo jueves 24 de mayo a las 19.30 horas estará en nuestro club de lectura- ya sabéis que es en la Casa del Libro de Sevilla, Calle Velázquez nº 8- el poeta sevillano Jesús Tortajada, capaz de iluminar con poesía lo cotidiano, de poetizar el entorno en un verso lleno de sentimiento, y también a veces,  de humor e ironía.  Saber dotar de sentimiento un verso no es fácil, y en mi opinión él sabe hacerlo. En su poesía intimista y reflexiva encontramos la fusión de lo objetivo o exterior , las escenas o anécdotas que acontecen en el día a día, con lo subjetivo o el sentir del sujeto que habla en el poema y que lo hace en primera persona en singular. Lo exterior ( un paisaje, una canción, salir de la ducha, un paseo en bicicleta, una verbena, el olor de un ambientador…) es una excusa o camino para llevarnos al interior, y ese camino lo realiza mediante un lenguaje de tono coloquial y ocurrentes asociaciones- o metáforas- sacadas de nuestra vida moderna, y con buena poesía, claro, la misma claridad que hay en su escritura. La entrada es libre hasta completar aforo. Os esperamos.

Un buen traje

Recuerdo que me dijo un conocido,

quitándose las gafas, componiéndose

como si me ofreciera el magisterio,

“Sin duda, lo mejor que tiene el hombre

en esta vida es un buen traje”. Y, aunque

quedó vacilante y asombrado

mi entendimiento, pude rehacerme

(hay que admitirlo dentro de un entorno)

y acepté la elección- tal preferencia

sobre todas las cosas de este mundo…,

es lógico arreglar lo más patente,

lo que a la vista enseña y nos distingue

por la calle: el aspecto…”No te olvides

que no es tan importante el serlo, sino

el parecerlo”, continuó diciendo

cuando me dio la mano al despedirse.

Pero cómo le explico yo a este hombre

para que lo comprenda, que a primera

hora de la mañana he releído

El hombre acecha de Miguel Hernández

(buena lectura para abrir los ojos)

y no he sido capaz ni de afeitarme,

me han fallado las fuerzas, me he vestido

como a tientas y sin ningún rigor.

¿Y yo cómo me pongo así un buen traje?,

si lo que necesito es una manta

para el alma. Desnudo, como siempre,

he llegado al trabajo por los pelos.

 

EL ESLABÓN

Mi abuelo fue capaz de convertirse

en servidor y recadero fiel,

y más sumiso que la propia criada.

A sus cincuenta y tantos años fue

-siendo subdirector del Banco Hispano

Americano de Madrid- nombrado

Cliente Predilecto de los puestos

de carnes y elegido, por entonces,

Jefe de Honor de frutas y verduras.

Días después le fue otorgado el título

de Tendero Mayor Plaza de Abastos;

valorado en puntualidad- inglesa-,

en compostura y trato de respeto,

en pulcritud- sus impecables trajes-,

su compra generosa y, sobre todo,

en su afabilidad y en su bondad.

Pero más importante todavía

es el recuerdo de mi padre- aunque

no fue reconocido por terceros.

De él aprendí, al terminar el día,

el dolor de los ojos y el estómago.

Siempre pluriempleado por las tardes

y pluridesvelado por las noches.

Grande de España en entregarse a fondo.

 

Yo quiero continuar la gran cadena

de hombres reconvertibles: los que, a toda

pastilla, se hacen más que humanos- son

una especie a extinguir- por bien del otro.

 

Jesus Tortajada

 

DEVOCIÓN

Melancolía

CANTA: BRUNO LOMAS

 

Suena en la radio una canción antigua,

de hace bastantes años; tan de pronto

la vida a puñaladas, tan de pronto.

Me he quedado rezando, ay, que diga,

cantando una oración, qué va, tampoco,

no sé lo que hago…, recordando, exacto,

sí, eso es, recordar…, no , resufrir.

Y la melancolía de septiembre

suena en los altavoces “fue un adiós

final, hasta la vista…” Hoy insiste

quien por el aire nos dejó tantísima

melancolía, la de aquel septiembre.

Sigue su onda expansiva dando golpes,

quebrando el alquitrán de mi cerebro

-son buches de vinagre que me tomo

ahora que estaba envejeciendo tan

tranquilo- y vuelvo a oler , a revivir

algo que ya tenía superado.

Yo de ese asunto había fallecido

y no tenía más que padecer

(voy en un coche, de regreso a casa,

y en el cristal mis ojos pasan como

los árboles de las cunetas, miran,

uno a uno, los días que han quedado

atrás, aprisa cada movimiento,

repasan velozmente cada roce

y cada gesto, mientras me refugio

en un pequeño brote de naranjo

que guardé en el bolsillo, en despedida).

Ha terminado la canción y aún

postrado, sin recursos, me mantengo

con los ojos cerrados- ya en la radio,

ajenos, cuentan cosas de hipermuebles-

y recuerdo, en voz baja rezo, digo,

canto con verdadera devoción.

 

VADO PERMANENTE

 

Si viniera una grúa bondadosa

para echarme una mano articulada,

cuánto sería mi agradecimiento

-recoge los despojos como nadie.

Tan delicada mano siempre lleva

a donde te chequean , te alinean,

te compensan, te miden los niveles,

te filtran, te…A ese lugar que todo

ser vivo sueña rodeado entero

de ricas grasas y mejor aceite

-el ungüento y el bálsamo que anhela

el organismo accidentado-, toda

clases de útiles y enseres listos

para alcanzar la puesta a punto, para

lograr la puesta en marcha. Y , además,

te dan la garantía de equis tiempo.

 

JESÚS TORTAJADA ha publicado los siguientes libros: Un invierno llevadero (1985), Malosdías (2000), Un buen traje (2003), ganó el Premio Ángaro 2008 con Ruegos y preguntas ( podéis leer poemas de este poemario en este enlace: http://www.tinta-china.net/j_tortajada_14.htm ) y está a punto de publicar un nuevo poemario.

Encuentro con Víctor Jiménez y su libro “La mesa italiana”

El jueves 26 de abril a las 19.30 horas estará en el club de lectura “Versos y vinos” , de la Casa del Libro de Sevilla sito en Calle Velázquez nº 8, el poeta Víctor Jiménez con su poemario editado por Renacimiento “La mesa italiana”. Al inicio del libro nos indica: Una mesa italiana es, en teatro y por extensión en cine y televisión, una lectura conjunta con todo el reparto de un guion. Prologado con certero acierto por Juan Lamillar,  su prólogo nos revela las entrañas del texto. Víctor Jiménez hace un nostálgico viaje por el cine – todos los poemas llevan títulos de películas conocidas- por las lecturas y las vivencias, como un pasajero del tren de la vida, que recorre los paisajes que conforman su memoria.

NIEBLA EN EL PASADO

Será por este frío y que ando solo

por la calle esta tarde del invierno

en que apenas se ven los edificios

y las sombras que cruzan en silencio;

será por tanta soledad tan fría

y tanta pérdida en los ojos secos,

por lo que ahora veo cómo viene,

con sus padres y hermanos, a mi encuentro,

un niño, un niño que conozco, un niño

que ,de repente, llega de otro tiempo

de ilusiones y luz en la mirada

subiendo el puente que le acerca al cielo.

Y mira y pasa entre la niebla y va,

en esa tarde mágica de enero,

en busca de Tres Magos que le traen,

desde Oriente, regalos, caramelos…

Mas vuelve el frío y sigo solo y sigue

el niño aquel perdiéndose a lo lejos.

 

UN PASEO POR LAS NUBES

La recogió en la puerta de su casa.

Después de cinco o diez minutos esperándola,

igual que una alborada, salió del ascensor

con un vestido blanco, con el pelo mojado

por la lluvia reciente de la ducha

y una sonrisa que invitaba al beso.

De allí, por lentas calles comerciales,

a la cafetería de costumbre.

Café con leche y confidencias,

el pan con mantequilla y con caricias,

el zumo de naranja de los sueños…

Y fue creciendo el día

y calentando el sol mientras cruzaban

el puente sobre el río

en dirección al centro de la ciudad radiante.

Juntos, solo los dos entre la multitud,

un paseo sin prisa, una breve parada

frente a un escaparate, alguna que otra compra,

una mirada amante, un gesto cómplice…

Todo bajo la brisa azul del cielo.

Amor y vida. Nada insólito.

Su típica mañana de verano.

Nadie, ni ellos siquiera, se creía,

que llevaban sin verse tanto invierno.

 

UN LUGAR DONDE REFUGIARSE

No es tan fácil dejar atrás el miedo,

el desconcierto, el vértigo, el vacío,

las miradas tan fijas del insomnio,

las preguntas que no contesta nadie.

Como brisa o promesa inesperadas,

nos llega tu llamada para darnos

a la visión de las constelaciones,

a la hermosura quieta de los astros,

del mudo firmamento , una llamada

para alejarnos del desasosiego.

Pero no tienen alas , esta noche,

mis leves ilusiones ni mis sueños

para subir, apenas un instante,

a las altas estrellas. Puedo sólo

mirar este universo de palabras

como hojas al viento, broza humilde,

arrancadas al libro de la vida.

Para poner por medio cielo y tierra

entre mi corazón y tantas sombras,

me basta con entrar en este mundo

de palabras, tan hondas, en el tiempo,

un lugar donde siempre refugiarse.

 

Para saber más del autor: https://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADctor_Jim%C3%A9nez_Guerrero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encuentro con Lutgardo García Díaz y “La llave misteriosa”

la-llave-misteriosa

El jueves, 22 de febrero a las 19.30 horas ,estará en el club de lectura de poesía “Versos y vinos” Lutgardo García Díaz para hablarnos principalmente de su último poemario. Un libro que nos abre la puerta a dos misterios, la poesía y el flamenco. Con un lenguaje poético se adentra en el sentir del flamenco ofreciéndonos una galería de cantaores del siglo XIX y XX, los reyes y reinas del cante: Manuel Torre, Antonio Chacón, Antonio Mairena, Manolo Caracol, la Niña de los Peines, Agujetas, José Menese…el baile de Antonio, la guitarra de Sabicas. Supone un homenaje al flamenco, a la vez que una remembranza de su infancia.

MARRURO

Y qué negros carbones lleva dentro este cante,

y cuántos velatorios de niños asfixiados

por la mordaza gris que aprieta en los mercurios,

cuántos trozos de pan con sopas de miseria,

y papeles de cartas perdidas, sin retorno,

sumergidas palabras en el pecho del mar,

cuántas noches en vela, cuántas toses de enfermos,

platos que no alimentan y mantas que no cubren…

Cada ay en descenso de esta triste canción

es igual a una azada que se clava en el tiempo.

Pues no hay más que verdad en la tragedia eterna

de este hombre que solo, con su voz rota dentro

del vientre de ballena que es la noche del mundo,

clama, como Jonás, clemencia al Dios sin nombre.

 

EL NÚMERO CUATRO

Es el número cuatro

– que al echarse las cartas daba suerte al Mairena,

porque así lo cantaba la feliz bulería-,

el número redondo de los sueños.

Por las claras mañanas de mi infancia,

veo venir a la abuela, empapada en el agua

de colonia de baño,

su vestido de puntos diminutos,

y sus gafas antiguas,

por un patio con tiestos de jazmines,

con el número cuatro en un boleto

donde estaban escritas todas las esperanzas

de no legarnos más que su cariño

y unos cuantos sabores,

Y es el número cuatro” cantiñea mi padre

dentro del coche ahora,

mientras pacen inmóviles los bueyes

y el mar es un deseo que aguarda tras las dunas.

Y es mi madre que nace -en el cuarenta y cuatro-

en una casa humilde con puerta de cristales

mientras mi abuelo espera con su tabaco negro

y tazas de un brebaje que le sirven sus primas.

La tarde en que el paseo de la orilla del río

quiso venir a ser un film de Leo McCarey,

la muchacha lejana de los ojos de almendra

me miró como nunca lo había hecho nadie.

Era un día de abril, un día cuatro…

ay el número cuatro”.

 

VOZ DE FRAGUA

a Cayetano Fernández González

 

Habita en tus arterias

una fragua latiendo con sus hierros, sus yunques,

sus brasas encendidas cuando el alba era niña.

Tu quejido está roto, rajado como caña,

porque rota está el alma y el tiempo de los tuyos.

A tu garganta acuden tus ancestros herreros.

Sagrados artesanos

que, según dice el mito, construyeron el mundo.

De noche van y vienen.

Cuando te quedas solo, a las dos de la noche,

llaman siempre a tu puerta; son los duendes del sueño

que te dicen que Juane está ciclando el fuelle

y sopla en tu recuerdo, y eres niño de nuevo.

Un martinete cantan, imperfecto y salvaje;

y es la única verdad, tú descalzo la escuchas…

Y una estrella de hierro, anaranjada y líquida,

asciende entre tenazas y te marca el camino.

 

Podéis escuchar el primer poema del libro, La queja, en este vídeo sobre la presentación del poemario:

 

Lutgardo García Díaz (Sevilla, 1979) es Doctor en Medicina. Es autor de los libros La viña Perdida (Rialp, accésit del Premio Adonáis 2013), El tiempo vivido (fundación Cajasol, 2015) y Lugar de los sagrado (Vandalia, V Premio Iberoamericano Hermanos Machado).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Club de lectura de poesía y los encuentros con autores.

Os dejo la programación completa para el año 2017/2018 de los encuentros con autores, actividad incardinada dentro del club de lectura de poesía “Versos y vinos” :

– jueves 19 de octubre a las 19.30 horas: Javier Sánchez Menéndez, “El baile del diablo”, Renacimiento.

– Jueves 22 de noviembre: Josefa Parra, “Materia Combustible”, Ediciones en huida, 2013.

Martes 19 de diciembre: José María Jurado García Posada, “Gusanos de seda”, Hiperión.

-25 de enero: Rosario Pérez Cabaña , “Quirón y los otros hombres”, Ediciones en Huida, 2016.

-Jueves, 22 de febrero: Lutgardo García, “La llave misteriosa”, Renacimiento.

– Jueves 15 de marzo: Rosa Díaz, con “Gata mamá”, de Hiperión.

– Jueves 26 de abril: Víctor Jiménez, ” La mesa italiana”, Renacimiento, 2015.

– Jueves 24 de mayo: María Sanz, “Tu lumbre ajena”, Hiperión.

– Jueves 21 de junio: Jesús Tortajada, “Un buen traje”, Renacimiento.

Todos los encuentros son a las 19. 30 horas en la Casa del Libro, Calle Velázquez nº 8, Sevilla. La dinámica del club es que los tertulianos se lean previamente el libro y el día señalado tendremos la suerte de poder contar con la presencia del autor/a y podremos con él/ella mantener un enriquecedor diálogo e intercambio de opiniones. La entrada es libre.

 

Encuentro con autor: Javier Sánchez Menéndez y su poemario “El baile del diablo”

El baile del diablo

Este año al club de lectura de poesía de la librería Casa del Libro, C/Velázquez nº 8 de Sevilla, acudirán los propios autores de los libros que vayamos a leer. Inaugura este ciclo de encuentros el poeta, ensayista, articulista, editor de La Isla de Siltolá, Javier Sánchez Menéndez, quien seguro tendrá mucho que decirnos sobre la gestación y escritura de “El baile del diablo” , sobre la poesía, así como de proyectos actuales y futuros. El poemario no os dejará indiferente: remueve y cuestiona, crea con el lenguaje la tensión necesaria sobre la realidad y nuestra leve existencia, un grito equidistante y lastimero a la tragedia de vivir, sus desengaños, su maldición o miseria… hay mucho trasfondo en su verso claro y directo.

Este encuentro será el jueves 19 de octubre a las 19.30 horas en la 4ª planta. La entrada es libre.

 

STAND BY

Esperar y ser, crecer y perdonar.

Nunca dejes de ser, naces sin amor,

vives sin amor, mueres sin amor.

Respirar, saber , olvidar la nada

y seguir, seguir haciendo algo.

Aquello que sostiene el mundo

no agradará jamás. Sobrevivir.

Saltar, bailar, correr. Ser, dejar

de ser: encontrar silencio y soledad.

 

La puñetera sombra de la vida.

 

DAIMONÍA

Solo nosotros, la vida nos define

y acabamos huyendo para sobrevivir.

 

No hay mejor manifestación en el amor

que perder el equilibrio en tu regazo.

 

DESCARTE

 

Debo reconocer las faltas de mi vida,

no poseo el don ni la gracia

de todo lo visible y lo invisible,

solo un leve recuerdo en la mirada

de aquel niño que fui

en unos brazos grandes.

 

Debo reconocer las culpas de mi vida,

los agravios, las velas que apagaba

mientras dejaba a oscuras

la habitación del miedo,

el espejo con marco

dejó de iluminar la mansedumbre.

 

Ya es tarde, mi vida se convierte

en argumento y comienza a llover.

Todas las almas sufren

por lo mismo.

Dudo si abandonar la partida

o descartar la existencia,

aquella que es capaz de engañar

y mentir a las sombras.

Podemos encontrar una amplia información sobre Javier Sánchez Menéndez en Wikipedia: Nació en Puerto Real (Cádiz) en 1964. Cursó estudios de Historia General, Filología y Filosofía en la Universidad de Sevilla.​En 2009 fundó la editorial Ediciones de la Isla de Siltolá. Una etapa de su biografía corresponde a la estancia, durante su juventud, en Moguer, donde estudió a Juan Ramón Jiménez. Ha traducido al castellano Las Ventanas de Rainer Maria Rilke (Barcelona, Hora de Poesía, 1986). Sus poemas, y algunos de sus ensayos, han sido traducidos a diversos idiomas. Es colaborador habitual de diversos medios de comunicación como columnista y crítico literario.Cultiva la poesía, la prosa poética , el aforismo y el ensayo de reflexión metafísica. Blog: jsanchezmenendez.blogspot.com

 

18 de mayo: Encuentro con Juan Lamillar y su libro “Extraña geografía”

PORTADA EXTRAÑA GEOGRAFÍA

Para culminar el club de lectura de poesía en esta temporada tenemos la suerte de contar con la presencia del poeta y crítico, Juan Lamillar, quien nos hablará de su último poemario publicado, Extraña geografía. Será el 18 de mayo en La Casa del Libro de Sevilla, sito en Calle Velázquez nº 8 , a las 19.30 horas. 

En este libro trata varios temas, pero se enraíza principalmente en el sentir del paso del tiempo, y lo hace con una poesía contenida, serena, reflexiva , a veces melancólica. No obstante, también nos habla del proceso de escritura: memoria de otro ser que ahora se adentra/ en ignoradas lindes;  o de la fotografía, testimonio del tiempo, diferentes formas de atrapar el instante escurridizo, pero ya ahondaremos sobre sus versos el próximo jueves 18 de mayo. Y como viene siendo habitual, dejo aquí algunos poemas del libro:

LA VIDA

Esto es la vida:

empózate en su fango

y rescata, de su lecho revuelto,

esas briznas de oro

que a veces nos concede,

los fragmentos esquivos de la dicha.

Éstos son su aspereza, su tensión,

su misterio. Sumérgete en el agua

purísima del miedo,

en el claro barrizal de los días,

en la alberca tranquila de la infancia,

y no reniegues nunca

del don que no mereces.

 

LA PALABRA ENCENDIDA

Proviene de la niebla tu palabra encendida,

proviene de esos cielos

donde no habita nadie.

¿Qué dios en los jirones de un gris que nos sofoca,

en los restos de nubes

que descienden despacio?

 

De esa bruma nos nace

la luz de la palabra.

 

UNOS GESTOS

En el gesto de coger la bufanda

al terminar la clase

y echarla descuidada sobre el hombro

porque el frío da una tregua hasta la noche…

En el gesto de guardar los apuntes

junto al libro que espera el tiempo libre,

junto a los exámenes del día…

En el gesto de borrar esos nombres oscuros

que has escrito con tiza

desde el olvido y para el olvido…

En la mirada sobre las miradas

apáticas y hostiles que se quedan

acompasando el tedio…

En el gesto de adiós que ni siquiera haces,

perdido en la intención de ser correcto…

En cada uno de los escalones

que bajas despidiéndote

como si no tuvieras que subirlos mañana…

En la charla trivial a la salida

comentando lo que dice el periódico…

Y todo se convierte en un extraño territorio

con sus lindes de ausencias y de adioses.

Vas diciendo “hasta nunca”

mientras subes a un autobús muy lento,

sin número ni nombre ni destino.

retrato de Juan Lamillar

 

ZAZEN

En el no-pensamiento

se cuela fugazmente tu desnudo.

Le digo: “Permanece”

y que venga el satori cuando pueda.

 

EL MOMENTO

El momento de “ahora” ya ha pasado

mientras lees este verso, mientras duele

la luz que se hace quieta y se ensimisma

mientras buscas la pluma y unas frases

que le den más fijeza al tiempo que se escapa,

a este sentir la muerte escondida en lo escrito.

 

UNAS FOTOS ANTIGUAS

Una imagen secreta

sobre el secreto fin de lo que existe.

Mientras más va mostrando,

menos sabemos de lo que aparece

en esta cartulina amarillenta,

en los rostros perdidos,

en esta calle ausente

¿de qué ciudad?, ¿en qué distinta época?

 

Éstos posaron como una forma

de combatir la nada,

de dejar el regalo de sus ojos

a unos ojos futuros.

Esos lo hicieron para conocerse

en el espejo quieto de un instante

y olvidarse más tarde de su alma.

Aquellos cuerpos,  para darse desnudos

y exhibir su temprana juventud,

el hiriente perfil de su belleza

breve.

 

Yo guardo los secretos

en carpetas, carteras, cartapacios,

carcomidos espacios donde fulge,

cuando miro sus límites borrosos,

el apagado fuego que los salva.

 

Sobre el autor: Poeta y crítico literario. Estudió Filología Hispánica . Sus últimos libros de poesía son La hora secreta (Renacimiento,2008), Entretiempo ( Vandalia, 2009), Música de cámara (Libros Canto y Cuento, 2014) y Las formas del regreso ( Prensas Universitarias Zaragoza, 2015). En 1998 publicó en Pre-Textos el poemario Las lecciones del tiempo. Más sobre el autor: https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Lamillar