MIJAIL BAJTÍN: ARTE y VIDA

Mikhail_bakhtin

«Yo debo responder con mi vida por aquello que he vivido y comprendido en el arte, para que todo lo vivido y comprendido no permanezca sin acción en la vida. El arte y la vida no son lo mismo, pero deben convertirse en mí en algo unitario, dentro de la unidad de mi responsabilidad».

«Vivo en un mundo poblado de palabras ajenas. Y toda mi vida, entonces, no es sino la orientación en el mundo de las palabras ajenas, desde asimilarlas, en el proceso de adquisición del habla, y hasta apropiarme de todos los tesoros de la cultura”.

MIRADAS SIN FRONTERA. COMEDORES SOCIALES

El título de este post ha servido de asunto para los correos electrónicos enviados buscando colaboraciones de poetas, músicos, actores, fotógrafos, bailarines. Organizado por Ediciones en Huida y con la colaboración de las librerías : Un gato en bicicleta, Librería Birlibirloque, Fragata Azul y Librería Nuño, la Asociación Andaluza de Profesores de Español Elio Antonio de Nebrija, Seguros Helvetia y Banco de Alimentos de Sevilla. Este acto solidario, literario y artístico será el próximo 25 de septiembre a las 18 horas en el Palacio de los Marqueses de La Algaba y en él tendrá lugar la presentación del libro colectivo «Miradas sin Frontera», cuyas ventas irán destinadas al comedor social situado en calle Patricio Saenz. Esa tarde se sumará a la solidaridad el homenaje a uno de nuestros grandes maestros y poetas, Luis Cernuda , por el 50º aniversario de su muerte en el exilio. Mi pequeño grano de arena para este libro:

CONVERSACIONES CON UN ESTIMADO FUTURIANO

Qué diría Mayakovski hoy.

Vladimir, que se volvía del revés

y era todo labios

o una nube en pantalones.

Trotsky tildó de bohemio y algo superficial

a quien escribió en 1916:

Nacerán hombres, (y mujeres, añado)

hombres legítimos,

más piadosos, mejores, que el mismo Dios.

Vladimir, que confesó en su última nota:

Camaradas del VAPP, no me consideréis pusilánime.

Realmente, no hay nada que hacer.

Qué diría si levantara la cabeza

casi 100 años después y advirtiera

que los adverbios continúan dislocados:

Hay más pobreza y menos derechos

aún la ruin codicia y el dolor

que hoy más que nunca

nos queda TODO por hacer.

Ana Isabel Alvea Sánchez