No limpian las palabras. Ada Salas

No limpian las palabras.

Alumbran una isla en el lugar

del miedo y extienden una rama

al paso de los pájaros. Acogen

cuanto nace del hambre de las cosas

y mueren en silencio.

Pero su amor no limpia.

Como no limpia el llanto el rastro

de estar vivos.

ADA SALAS, ‘La sed’, Madrid, Hiperión, 1997