Mi lectura del libro de Haikus ” Cuenco de azahar” de Gregorio Dávila

Mi agradecimiento a la revista digital Luz Cultural por la difusión de mi reseña, que podrán leer en este enlace:

https://www.luzcultural.com/cuento-de-azahar-la-bella-contemplacion/

Anuncios

Apuntes sobre “Púrpura de Cristal” en la revista digital “La Náusea”

Agradezco a Jürger Washuskein su detallada mirada y amables palabras en estos apuntes sobre mi poemario “Púrpura de cristal” ,y por supuesto al blog de la revista digital “La Náusea”  su difusión y acogida. Este poemario , fruto del dolor, me está ofreciendo muchas gratificaciones.

http://lanauseanoticias.blogspot.com.es/2018/05/apuntes-sobre-purpura-de-cristal-de-ana.html

Encuentro con Víctor Jiménez y su libro “La mesa italiana”

El jueves 26 de abril a las 19.30 horas estará en el club de lectura “Versos y vinos” , de la Casa del Libro de Sevilla sito en Calle Velázquez nº 8, el poeta Víctor Jiménez con su poemario editado por Renacimiento “La mesa italiana”. Al inicio del libro nos indica: Una mesa italiana es, en teatro y por extensión en cine y televisión, una lectura conjunta con todo el reparto de un guion. Prologado con certero acierto por Juan Lamillar,  su prólogo nos revela las entrañas del texto. Víctor Jiménez hace un nostálgico viaje por el cine – todos los poemas llevan títulos de películas conocidas- por las lecturas y las vivencias, como un pasajero del tren de la vida, que recorre los paisajes que conforman su memoria.

NIEBLA EN EL PASADO

Será por este frío y que ando solo

por la calle esta tarde del invierno

en que apenas se ven los edificios

y las sombras que cruzan en silencio;

será por tanta soledad tan fría

y tanta pérdida en los ojos secos,

por lo que ahora veo cómo viene,

con sus padres y hermanos, a mi encuentro,

un niño, un niño que conozco, un niño

que ,de repente, llega de otro tiempo

de ilusiones y luz en la mirada

subiendo el puente que le acerca al cielo.

Y mira y pasa entre la niebla y va,

en esa tarde mágica de enero,

en busca de Tres Magos que le traen,

desde Oriente, regalos, caramelos…

Mas vuelve el frío y sigo solo y sigue

el niño aquel perdiéndose a lo lejos.

 

UN PASEO POR LAS NUBES

La recogió en la puerta de su casa.

Después de cinco o diez minutos esperándola,

igual que una alborada, salió del ascensor

con un vestido blanco, con el pelo mojado

por la lluvia reciente de la ducha

y una sonrisa que invitaba al beso.

De allí, por lentas calles comerciales,

a la cafetería de costumbre.

Café con leche y confidencias,

el pan con mantequilla y con caricias,

el zumo de naranja de los sueños…

Y fue creciendo el día

y calentando el sol mientras cruzaban

el puente sobre el río

en dirección al centro de la ciudad radiante.

Juntos, solo los dos entre la multitud,

un paseo sin prisa, una breve parada

frente a un escaparate, alguna que otra compra,

una mirada amante, un gesto cómplice…

Todo bajo la brisa azul del cielo.

Amor y vida. Nada insólito.

Su típica mañana de verano.

Nadie, ni ellos siquiera, se creía,

que llevaban sin verse tanto invierno.

 

UN LUGAR DONDE REFUGIARSE

No es tan fácil dejar atrás el miedo,

el desconcierto, el vértigo, el vacío,

las miradas tan fijas del insomnio,

las preguntas que no contesta nadie.

Como brisa o promesa inesperadas,

nos llega tu llamada para darnos

a la visión de las constelaciones,

a la hermosura quieta de los astros,

del mudo firmamento , una llamada

para alejarnos del desasosiego.

Pero no tienen alas , esta noche,

mis leves ilusiones ni mis sueños

para subir, apenas un instante,

a las altas estrellas. Puedo sólo

mirar este universo de palabras

como hojas al viento, broza humilde,

arrancadas al libro de la vida.

Para poner por medio cielo y tierra

entre mi corazón y tantas sombras,

me basta con entrar en este mundo

de palabras, tan hondas, en el tiempo,

un lugar donde siempre refugiarse.

 

Para saber más del autor: https://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADctor_Jim%C3%A9nez_Guerrero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atlas, de Israel Álvarez. Quien sufre el mundo, mas lo sostiene.

ATLAS

Se acaba de publicar mi reseña del último poemario de Israel Álvarez, Atlas. Agradecer nuevamente a la revista literaria y artística, Luz cultural, su labor de difusión y promoción a la cultura.

http://www.luzcultural.com/?p=5265

Israel Álvarez ( 1986) cursa el Grado de Historia en la Universidad de Sevilla. Autor miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha publicado en diversos medios digitales. Atlas es su tercer poemario, publicó en el año 2013 El leteo, de Bohodón Ediciones, y en el 2014, Demiurgo, con Ediciones en Huida.

Sobre la escritura. F. Scott Fitzgerald

 

portada sobre la escritura

Este fin de semana he estado leyendo este libro que recoge algunas reflexiones del escritor norteamericano F. Scott Fitzgerald. En ellas puedes descubrir múltiples facetas del autor: la suma conciencia de estilo que tenía, su admiración por Hemingway ( llega a recomendárselo a su editor),  cómo planificaba la novela y hacía un esquema general de la misma antes de embarcarse en su escritura ( o al menos, así se lo aconseja en una carta a John O´ Hara), la necesidad de leer a los grandes maestros para aprender a forjar un estilo,  algunos de sus autores preferidos. ..

Niega que escribiera borracho, pues el alcohol le restaba lucidez y agilidad. Se queja de su lentitud en la escritura, del esfuerzo que le supone. Detesta escribir relatos, pero no tiene más remedio que dedicarse a ellos para poder ganar dinero y llevar su alto ritmo de vida.

En el último capítulo, La vida de escritor, nos revela que quiso ser poeta antes que novelista, y también dramaturgo, pero tuvo unos resultados pésimos y desistió. Su vocación por la escritura le venía de niño, ya con doce años se dedicaba a escribir en las clases del colegio, lo que le llevaría a suspender, motivo por el cual lo enviaron a un internado. Fue en la universidad donde retomó su hábito de escritura. En sus comienzos llegó a tener ciento veintidós notas de rechazo clavadas a modo de friso en las paredes de su cuarto. Llegó a dejar su trabajo de publicista para dedicarse por completo a escribir una novela y en dos meses terminó A este lado del paraíso, novela que finalmente aceptó una editorial.

Scott de joven

“Escribir bien es como nadar bajo el agua y aguantar la respiración” (The Crack-up)

“Da lo mismo que escriba sobre algo que pasó ayer o hace veinte años: tengo que partir de una emoción que sienta vivamente y que comprenda”

“Joseph Conrad lo expresó con mayor claridad y elocuencia que ningún contemporáneo nuestro: Mi tarea consiste en haceros oír, haceros sentir y , ante todo, haceros ver mediante el poder de la palabra escrita…”

“… Hay que tener algo que decir y un modo interesante y muy refinado de decirlo” ( Carta a Frances Scott Fitzgerald)

” (las paredes de) mi cuarto están cubiertas de esquemas como los que hice para Suave es la noche, y donde represento las acciones de los personajes, sus historias” ( carta a Zelda Fitzgerald)

“…el afán por revelar lo importante, lo esencial y , ante todo, lo dramático y lo fascinante del mundo que me rodea, sea cual sea” ( carta a Gerald Murphy)

” Uno no escribe porque quiera decir algo, sino porque tiene algo que decir” ( The Crack-up)

“¿Has conocido a algún escritor que acepte tranquilamente y sin rechistar una crítica negativa justa?” ( carta a H.L Mencken)

“¡Lo que he suprimido -física y emocionalmente- de El gran Gatsby daría para otra novela!” ( In His Own Time)

“Siempre transijo con el fracaso ( a fin de cuentas, la vida está llena de complicaciones). Lo que no tolero de ninguna manera es la falta de esfuerzo” ( carta a Frances Scott Fitzgerald)

Scott y su esposa Zelda

Zelda  Sayre y Francis Scott Fitzgerald

Sobre la vida de Francis Scott Fitzgerald: https://es.wikipedia.org/wiki/F._Scott_Fitzgerald

 

.

Huella XXIII: “OTOÑO”, de Gregorio Dávila

Otoño

OTOÑO

El otoño es un viajero sin prisas

que se adentra en lo profundo del bosque

 

caen las hojas secas de mi cabeza

hasta un suelo de gladiolos azules

 

mi cuerpo desmadeja las estrellas

mis manos son alba sobre tus senos

 

vaga la noche por mis ojos marinos

y un nido de pájaros por la sangre

        Gregorio Dávila