18 de mayo: Encuentro con Juan Lamillar y su libro “Extraña geografía”

PORTADA EXTRAÑA GEOGRAFÍA

Para culminar el club de lectura de poesía en esta temporada tenemos la suerte de contar con la presencia del poeta y crítico, Juan Lamillar, quien nos hablará de su último poemario publicado, Extraña geografía. Será el 18 de mayo en La Casa del Libro de Sevilla, sito en Calle Velázquez nº 8 , a las 19.30 horas. 

En este libro trata varios temas, pero se enraíza principalmente en el sentir del paso del tiempo, y lo hace con una poesía contenida, serena, reflexiva , a veces melancólica. No obstante, también nos habla del proceso de escritura: memoria de otro ser que ahora se adentra/ en ignoradas lindes;  o de la fotografía, testimonio del tiempo, diferentes formas de atrapar el instante escurridizo, pero ya ahondaremos sobre sus versos el próximo jueves 18 de mayo. Y como viene siendo habitual, dejo aquí algunos poemas del libro:

LA VIDA

Esto es la vida:

empózate en su fango

y rescata, de su lecho revuelto,

esas briznas de oro

que a veces nos concede,

los fragmentos esquivos de la dicha.

Éstos son su aspereza, su tensión,

su misterio. Sumérgete en el agua

purísima del miedo,

en el claro barrizal de los días,

en la alberca tranquila de la infancia,

y no reniegues nunca

del don que no mereces.

 

LA PALABRA ENCENDIDA

Proviene de la niebla tu palabra encendida,

proviene de esos cielos

donde no habita nadie.

¿Qué dios en los jirones de un gris que nos sofoca,

en los restos de nubes

que descienden despacio?

 

De esa bruma nos nace

la luz de la palabra.

 

UNOS GESTOS

En el gesto de coger la bufanda

al terminar la clase

y echarla descuidada sobre el hombro

porque el frío da una tregua hasta la noche…

En el gesto de guardar los apuntes

junto al libro que espera el tiempo libre,

junto a los exámenes del día…

En el gesto de borrar esos nombres oscuros

que has escrito con tiza

desde el olvido y para el olvido…

En la mirada sobre las miradas

apáticas y hostiles que se quedan

acompasando el tedio…

En el gesto de adiós que ni siquiera haces,

perdido en la intención de ser correcto…

En cada uno de los escalones

que bajas despidiéndote

como si no tuvieras que subirlos mañana…

En la charla trivial a la salida

comentando lo que dice el periódico…

Y todo se convierte en un extraño territorio

con sus lindes de ausencias y de adioses.

Vas diciendo “hasta nunca”

mientras subes a un autobús muy lento,

sin número ni nombre ni destino.

retrato de Juan Lamillar

 

ZAZEN

En el no-pensamiento

se cuela fugazmente tu desnudo.

Le digo: “Permanece”

y que venga el satori cuando pueda.

 

EL MOMENTO

El momento de “ahora” ya ha pasado

mientras lees este verso, mientras duele

la luz que se hace quieta y se ensimisma

mientras buscas la pluma y unas frases

que le den más fijeza al tiempo que se escapa,

a este sentir la muerte escondida en lo escrito.

 

UNAS FOTOS ANTIGUAS

Una imagen secreta

sobre el secreto fin de lo que existe.

Mientras más va mostrando,

menos sabemos de lo que aparece

en esta cartulina amarillenta,

en los rostros perdidos,

en esta calle ausente

¿de qué ciudad?, ¿en qué distinta época?

 

Éstos posaron como una forma

de combatir la nada,

de dejar el regalo de sus ojos

a unos ojos futuros.

Esos lo hicieron para conocerse

en el espejo quieto de un instante

y olvidarse más tarde de su alma.

Aquellos cuerpos,  para darse desnudos

y exhibir su temprana juventud,

el hiriente perfil de su belleza

breve.

 

Yo guardo los secretos

en carpetas, carteras, cartapacios,

carcomidos espacios donde fulge,

cuando miro sus límites borrosos,

el apagado fuego que los salva.

 

Sobre el autor: Poeta y crítico literario. Estudió Filología Hispánica . Sus últimos libros de poesía son La hora secreta (Renacimiento,2008), Entretiempo ( Vandalia, 2009), Música de cámara (Libros Canto y Cuento, 2014) y Las formas del regreso ( Prensas Universitarias Zaragoza, 2015). En 1998 publicó en Pre-Textos el poemario Las lecciones del tiempo. Más sobre el autor: https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Lamillar

 

 

Anuncios

Club de lectura: “García”, de Pablo García Casado

untitled

El próximo 20 de abril a las 19.30 horas, nos reuniremos el Club de lectura “Versos y vinos” en la Casa del Libro de Sevilla , sita en Calle Velázquez 8. En esta ocasión el libro leído será “García”, del poeta cordobés Pablo García Casado, quien me ha comentado que hará lo posible por acudir.

Pablo entró en el panorama de la poesía española contemporánea con Las afueras ( 1997), poemario que destacó mucho y que lo señaló como un prometedor poeta, promesa que en mi opinión ha cumplido con el tiempo. Las afueras supuso una renovación  del lenguaje poético y de los temas de los que podía tratar la poesía, aunque a veces se acercara a la poética de Roger Wolfe y al realismo sucio, pero sin perder su propia voz o estilo. Hace tiempo que lo leí y no puedo ser muy exacta en mis comentarios, pero recuerdo que me encantó la forma genuina que tuvo para escribir sobre el amor o sobre cómo la convivencia afectaba a la pasión, en poemas como  1972 o Dixan. Todavía hoy resuena en mí los últimos versos de 1972. Sí, realismo, depuración, concisión y precisión tal vez. Saber comunicar ( y llegar) con unas cuantas pinceladas, saber decir. Es eso, saber decir.  Y por otro lado,  me impactó la dureza de las tristes y malogradas historias que narraba, un retratista del comportamiento humano y de la sociedad, a semejanza de Carver.

García, al igual que Dinero, consta de poemas en prosa. El autor en alguna ocasión ha comentado que el poema en prosa “se adapta mejor a un tono casi documentalista”. Y continúa en su estética realista y depurada y en sus agudos retratos.

En Dinero, que también leí hace tiempo, realiza un análisis de la sociedad capitalista y de consumo y refleja  cómo el dinero , y los problemas de dinero, nos lleva a la  infelicidad, y a la desesperación. Me pareció que dibujaba situaciones con una agudeza suma , incluso profetizaba lo que lamentablemente se agravó después con la crisis. Pero mejor dejo esta reseña sobre la obra: http://www.elcultural.com/revista/letras/Dinero/21919

Como suele ser habitual en él, porque en García ocurre, y anteriormente en Dinero  , e incluso en Las afueras, habla de una intimidad individual inserta en una colectividad, de lo público y de lo privado, de lo íntimo y de lo social, con lúcidas radiografías sociales. García trata sobre un individuo llamado García, que pudiera ser cualquiera, con las preocupaciones propias de un padre de familia, pero también escribe sobre la actualidad política y social de nuestro país, la crisis, los casos de corrupción . Y como no quiero adelantar demasiado, pues prefiero profundizar el 20 de abril,  os dejo algunos de sus poemas en prosa para que comprobéis por vosotros mismos:

AMOR

En qué sueñan ahora mientras duermen. Adónde van sus temores si no conocen el óxido. Qué piensan cuando nos miran desde los pies de la cama, como un espectro, esperando el abrazo en el frío de la noche. Qué esperan de nosotros.

Yo intento ser un padre ecuánime, un padre modestamente comprensivo. Pero más de una vez soy un Yahvé que cruza la línea de lo justo. Que se comporta con reacciones desproporcionadas. Que deja salir a la bestia. Soy también ese mundo que espera al otro lado. Alguien que daría la vida por ellos. Pero otro.

Cómo explicar todo esto.

DEVORADORES

Hemos empezado a devorarnos. A dentelladas, como peces hambrientos. Nadie trabaja por nadie, nadie trabaja ya para el equipo. Ya no somos una familia, hemos agotado el campo de las expectativas. Sólo sabemos lo que ya no seremos. Y que no habrá sitio para todos.

Hemos aprendido a ser fríos, a calcular, a no dispersar los afectos. A concentrar el amor en lo importante: una casa, unos hijos, un caldo caliente. A poner la sonrisa, incisivos antes de la mordedura.

Ya no nos abrazamos. Ceremonias, funerales, cenas de compromiso, manos blandas que se estrechan. Nos decimos que ya no somos los de antes, y es cierto. Porque estamos solos, ahora sí estamos solos. No es la retórica de los poemas adolescentes, es la soledad verdadera. La de estar a los pies de la cama de tu hijo. La de estar a los pies de la tumba de tu padre. La de no saber qué número marcar. Ni para qué.

images

z

Hoy que has firmado todos los decretos. Hoy que la angustia inunda las ciudades y se instala en los dormitorios. Que cambiamos los rótulos de oferta de saldo, y éstos por se vende. Hoy que todo cotiza a la baja: los índices bursátiles, el empleo , los corazones. Hoy que han hablado las urnas y te han devuelto a la masa, hoy te canto, ángel caído. Con una mezcla de culpa y resignación, hoy. En el día en que vuelven los halcones y las porteras. Y toda esperanza se desvanece.

Sobre el autor:

https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Garc%C3%ADa_Casado

 

 

 

Próxima lectura de la tertulia: “WENDY” , de Martha Asunción Alonso

 

portada Wendy

 

El jueves 23 de marzo , a las 19.30 horas, el club de lectura se reunirá nuevamente en la Casa del Libro de Sevilla, sita en Calle Velázquez s/n. En esta ocasión el libro elegido es “Wendy”, de Martha Asunción Alonso, Premio de Poesía Joven RNE 2015. En una primera lectura me ha resultado muy, muy interesante, por su forma de escribir y por sus ideas, de hecho sus premios ya la avalan. Con ganas e ilusión tomo una segunda y más profunda lectura. Aquí dejo un avance:

MUTACIONES POÉTICAS

En mi familia no hay poetas.

 

Pero mi abuelo Gregorio,

cuando regaba el huerto de Belinchón,

se quedó tantas tardes

velando las acequias, murmurando:

No bebemos

el agua: es ella quien nos bebe.

El agua

es

la mujer.

 

No, en mi familia no hay poetas.

 

Pero una vez, muy niña, encontré cáscaras

de huevo azul

a los pies del almendruco.

Se las mostré a mi padre y mi padre, silencioso,

me enseñó a hacerles un nido

con ramaje;

y me enseñó por qué: hay pedazos de vida

que son

sueños enteros.

 

En mi familia, os digo, no hay poetas.

 

Pero cuando mi bisabuela

Asunción

contempló por vez primera el mar

-la primera y la única-,

me cuentan que se quedó muy seria, muy callada,

durante un ancho rato, hasta que dijo:

Gracias

por

los ojos.

 

No sé de dónde salgo. En mi familia

no hay poetas

malos.

 

TRANSCRIPTORIUM

María Castejón Ortiz,87 años para 88, hija de Ramona y Juan, natural de Belinchón, provincia de Cuenca, diabética, operada de la vesícula, dos veces madre y otras dos viuda del mismo hombre por la gracia del cáncer, experta rosquillera, miedo a perder la cabeza como su padre y a quedarse calva también como su padre, escuchando las noticias radiofónicas de las tres en su piso de la Avenida de Nuestra Señora de Fátima en Carabanchel Bajo, levanta un instante la vista de la manta que le tricota a una de sus nietas, la sola, la extranjera,  la que terminará vistiendo santos chinos, y escribe sin darse cuenta este poema que le transcribo:

Decimos de los coches,

pero qué pasa con los barcos de las Áfricas

y todas esas ropas de la basura.

Yo no sé lo que pasa.

¿Cómo puede haber tanto en el mundo?

Yo no sé, tantas penas,

muchacha, para

quién.

 

Marta Asuncion alonso

 

JABÓN DEL ALEPO

Las lágrimas son al alma lo que el jabón es al cuerpo.

PROVERBIO JUDÍO

 

Las madres bereberes

llevan más de 2.000 años haciendo espuma

con esta misma pastilla de jabón.

El vendedor pone en mi mano una hoja de laurel,

el filo de un océano. Y arena.

Toneladas de arena casi como un disfraz,

casi como poder borrar tu nombre.

Pruébelo, Señorita. Tengo el desierto exacto

para su corazón. Perdón: oasis.

Acaricia mi mano con argán, la traduce,

moviendo la cabeza. Las madres bereberes

les lavan a sus hijas los pezones

con Alepo cuando enferman de amor.

Me miro en los bolsillos y no encuentro monedas.

Yo no soy vendedor, soy comerciante:

no busco las monedas. ¿Qué es lo que lleva encima?

¿Qué le sobra? Todos cargamos

algo que nos sobra. Le pagué con acebo,

bayas rojas de acebo y hojas secas de Gingko,

mariposas enfermas, amarillas.

Venía de un jardín. Me sobraba el otoño.

Tanto octubre sin ti.

 

Breve semblanza de Martha Asunción Alonso:

https://es.wikipedia.org/wiki/Martha_Asunci%C3%B3n_Alonso

Y uno de sus blogs: http://hijadelasaguilas.blogspot.com.es/

Entrevista: https://youtu.be/LNthThr_KsA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

16 de febrero: LAS LUCES INTERIORES. KARMELO C. IRIBARREN

luces-interiores

El próximo jueves 16 de febrero, a las 19.30 horas, Concha Romero y yo nos reuniremos con el Club de lectura de poesía Versos y vinos, en la librería Casa del Libro de Sevilla y hablaremos del poemario “Las luces interiores”, de Carmelo C. Iribarren. La portada es de su segunda edición, corregida y ampliada. Su poesia es clara, usa la cotidianeidad para realizar inteligentes reflexiones sobre la vida y las vivencias, con las que cualquier lector se puede identificar , y  normalmente con una ocurrente ironía. Una mirada profunda y a veces melancólica.  Estoy segura de que lo disfrutaréis.

ESE FUEGO

Ese fuego

siempre encendido

ahí

al fondo

en sus pupilas,

 

como un hotel

de una pequeña ciudad

 

donde pasarse la vida.

 

AHORA

Mi vida es esa calle

por la que nadie pasa

un domingo a la tarde

con un poco de sol

cansado en la pared…

 

VIVIR ES ESO

Estamos tan cerca

uno del otro

que me veo reflejado en sus pupilas.

Pero dura poco.

Ya está sentada en el autobús.

Ya se aleja.

La vida hace que estas cosas

sean escasas

a propósito.

Para que nos levantemos

cada mañana

a buscar más.

 

PUERTAS

Las abiertas

no te dicen gran cosa:

entras o sales.

 

Las cerradas tienen su misterio,

aunque casi siempre

prometen más de lo que dan.

 

Con las entreabiertas

hay que tener mucho cuidado,

suelen ponerse irresistibles.

 

UN DÍA BUENO

No somos más

que el tiempo que nos queda

caminando hacia el olvido

que seremos.

 

Es duro, pero es así.

El resto , literatura.

 

Lo mejor

es no pensarlo mucho:

seguir andando,

tomar cafés, enamorarse,

ver a lluvia…

 

EL FRÍO

Allí,

donde termina tu mirada,

empieza

el frío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Club de lectura 19 de enero: “Historia de una Anatomía”, de Francisca Aguirre

El próximo jueves 19 de enero, a las 19.30, en la Casa del Libro de Sevilla, el club de lectura de poesía se reunirá para hablar del poemario que ganó el Premio Nacional de Poesía en 2011 y el Premio Internacional Miguel Hernández Comunidad Valenciana 2010, “Historia de una anatomía”, de Francisca Aguirre.

historia_de_una_anatomia_jpgfotografia-francisca-aguirre

http://www.elcultural.com/noticias/letras/Francisca-Aguirre-Historia-de-una-anatomia-es-mi-esqueleto/2386

http://cultura.elpais.com/cultura/2011/11/17/actualidad/1321484405_850215.html

Entrevista a Francisca Aguirre: www.cervantesvirtual.com%2FdescargaPdf%2Ffrancisca-aguirre-las-palabras-y-la-memoria-historica-son-mis-dos-grandes-amores

Comenta Noni Benegas que en la poesía de Paca encontramos desgarro . Y desde luego en este libro hay dolor,  horror, pero también asombro y un sentido milagroso de la vida ,  humor e ironía con un punto de amargor .

Francisca dice que se enamoró de las palabras ( le encantaba leer Espasa ), y por ello leía mucho, y por esta razón escribe. También comenta, como consta en estos poemas, su amor por la música. Su padre siempre cantaba y la música ha sido uno de los consuelos para ella.

En Historia de una anatomía encontramos poemas que reflexionan sobre la vida, con una poesía clara y  un tono coloquial, pero de un modo intenso y rotundo. Sus poemas dialogan con el lector, y para crear esa sensación de estar conversando en intimidad usa las expresiones: quiero decir, o sea, o el término cosa, que aparece con regularidad. En cuanto que se inscribe en una poesía conversacional, es un poco prosaica, pero no falta de emotividad ni  de inteligencia, como podemos comprobar en los poemas Voluntad o Los sueños.

Poesía confesional, pues la autora habla de sus vivencias , sus problemas de salud, su vida inserta en el momento histórico que le tocó vivir . Comienza con el tema del cuerpo y sus problemas de salud, que podrían ser el origen de este libro y razón del título, pero en el fondo trasciende lo personal para reflexionar sobre temas como la vida,  el paso del tiempo y la muerte. Intimista y universal a la vez.

Realiza ocurrentes asociaciones de cada una de las partes del cuerpo: las manos, la cabeza, el pensamiento, la boca, la mirada, el oído, el tacto, el pelo , la sonrisa, la columna vertebral, los hombros, la piel,  con lo que será el tema del poema. Por ejemplo, la columna vertebral es símbolo de la moral; los hombros la lleva a pensar en la carga o peso que debemos llevar.

En el capítulo segundo,  titulado Anamnesis. Datos personales y exploración, se acentúa el biografismo : la Guerra Civil y posguerra, el asesinato de su padre, la importancia de la música en su vida, sus cicatrices, la maternidad; sin dejar de reflejar la vida en su inmensidad , lo cercano y la costumbre , que mira desde la perspectiva del asombro, con una mirada propia y ajena a las convenciones.

 

EN ALGÚN SITIO DE ESTE CUERPO

 

Se quejan las heridas

en algún sitio de este cuerpo

y me reclaman y me piden cuentas.

Se quejan de una vida que no quieren:

lo mismo que se quejan los creyentes

se quejan machaconas las heridas

como si yo fuera su dios

su omnipotente y misterioso dios.

Pero ni la divinidad ni yo podemos hacer nada.

Hace ya mucho tiempo que la ruina

la desdicha y la melancólica tristeza

invadieron el territorio de la carne

y en algún sitio de este cuerpo

gritan los navajazos gritan las quemaduras.

 

Frente a tanto lamento sin destino

siento crecer en mi interior

algo que se parece a la piedad.

 

CAJA DE RESONANCIA

Lo misterioso es el sonido que emite.

Bien pensado y a pesar de los defensores del silencio

vivimos gracias al sonido

vivimos también gracias al ritmo del sonido

y a la cadencia del sonido.

Y cuando el sonido cesa

o cuando su ritmo se disloca

esa cosa que hasta ahora nadie ha sabido definir

y a la que todo el mundo llama vida

esa cosa ese misterio alborotador

se detiene cesa se inmoviliza y enmudece.

 

Pero lo misterioso es el sonido

el tam tam de la vida su percusión

la puntual llamada dentro del corazón

su golpeteo en las paredes.

 

A veces en la noche yo me paro a escucharlo.

A veces cuando siento que nadie en el mundo me llama

oigo a mi corazón golpeando en la puerta de la vida.

 

Llama y llama y no deja de llamar

hasta que le respondo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presentación de “Física Elemental ” de María AR

noc074_ml

 

Este sábado-26 de noviembre a las 20 horas-  en la librería Un gato en bicicleta,  tengo el gusto de presentar el nuevo poemario de la poeta María AR. Y el 21 de diciembre será en la Casa del Libro de Sevilla. Os esperamos.

Veranos de la infancia

limones amarillos

sobre la tapia blanca.

 

 

Lo que esconden las palabras

La Sed

desordenado origen

del deSeo

 

 

Ya es tres de mayo, amor

y está lloviendo.

 

Sigue lloviendo

y aún hace frío.

 

¡No avanzas, Primavera!

 

No avanzas

porque no olvido.

 

 

 

 

 

 

 

 

CLUB DE LECTURA: LA CASA ROJA, de Juan Carlos Mestre

 

ca3466e00d4c887821916af169ee4eb8

El próximo jueves 17 de noviembre a las 19.30 horas en la Casa del Libro de Sevilla, como siempre, el club de lectura Versos y vinos se reunirá para hablar del poemario que fue Premio Nacional de Poesía 2009: La casa roja, de Juan Carlos Mestre.  En esta ocasión la tertulia será coordinada  por Concha Romero Martín.

 

Alguien anda diciendo que en las afueras de la ciudad hay una casa roja. Una casa donde los cardenales negros sacrifican papagayos a la voz del diluvio. El diluvio tiene las barbas blancas como el sauce de la jurisprudencia un domingo de bodas. Los predicadores aman la tempestad y golpean con sus Biblias de nácar la erección de los guardiamarinas. Las familias beben alcohol, se santiguan, recolectan insectos. El niño de la lámina se masturba plácidamente con la transparencia. La rosa de Jericó huele a vainilla. Alguien anda diciendo que en las afueras de la ciudad hay una casa roja. Una casa cuya ilusión está llena de peces, el pez de San Pedro, la conciencia del delfín encerrada en el aro de la bahía desierta. Lorenzo de Médicis tenía una casa roja, los maniquíes de Bizancio tenían una casa roja. Mi corazón es una casa roja con escamas de vidrio, mi corazón es la caseta de los bañistas cuya eternidad es breve como columna de lágrimas. El minotauro hace rodar sus ojos por el acantilado de las estrellas, la herida del anochecer hace su nido en la arena. Yo hablo con alas, yo hablo con lava de lo ardido y humo de diamante. La geometría bebe veneno, en el canto de los pájaros suena la armonía del baile de los muertos. En la casa roja hay una mesa blanca, en la mesa blanca hay una caja de plata con la nada del sábado. La intemperie gime contra los muros, la tristeza gime contra los mármoles. El profeta tuvo una casa de papiro a la orilla del lago, la muchacha del ghetto vivió en la casa de las preguntas. Mi mano izquierda luce un anillo de agua, en el camafeo de la supersticiosa brilla el mercurio de la temperatura. Lo que canto es lumbre, caballos lo que canto contra la aritmética y los números. Alguien anda diciendo que en las afueras de la ciudad hay una casa roja, una casa bajo el índice del cielo y el negro nenúfar de la amante devota. El muchacho con ojos de ebonita ama la enfermedad y el rubí de los reyes. Las mujeres hermosas sueñan con acuarelas, sueñan con garzas y volúmenes y súbitos prodigios sobre las alfombras de lana. Yo vivo extraviado entre dos rosas de sangre, la que tiñe la calamidad de impaciente belleza, la que tiñe la aurora con su astro eucarístico. Mi voluntad tiene la cólera del orfebre, mi capricho tiene el óxido de tu frente de hierro. Nadie cruza los bosques malignos, nadie sobre la yerba de la muerte escucha el desconsolado discurso de las ceremonias asiduas. Yo veo el arco iris, yo veo la patria de los músicos y el olivo de los evangelios. Mi casa es una casa roja bajo la fibra de un rayo, mi casa es la visión y la beldad de una isla. Aquí cabe la gala del mandarín y la escrupulosa usura de las edades antiguas- Esta casa mira al norte hacia las lagunas de los helechos, esta casa mira al sudeste azotada por el aliento de los que piden limosna.
————————————