Poemas de Aurelio Alvea Hernández

Mi tío Aurelio, hermano de mi padre, tiene la costumbre de felicitar las navidades enviando a sus familiares un álbum de navidad creado con poemas suyos. Me parece una idea hermosa y me gustan mucho sus poemas: versos cercanos, llenos de sabiduría , sensibilidad, autenticidad, belleza y rigor formal. Estudió Magisterio y ha ejercido de maestro toda su vida. De sus años de estudiante en la Facultad queda constancia en el libro Subversivos y malditos en la universidad de Sevilla ( 1965-1977 ), de Alberto Carrillo Linares. Fue uno de los fundadores de Cuadernos de Roldán, publicó en Nicaragua en 1985 Días de invierno en el Suplemento cultural “Nuevo Amanecer” y en 1993 con Cuadernos de Roldán su poemario Álbum de poemas, título que usará en todos sus escritos posteriores.

QUIÉN ME DICE

Quién me dice

de un pájaro que esté dormido

Quién me dice

que no sea yo quien duerma,

aunque en otra hora, remota,

y en un lugar más brillante o sombrío

que el hueco de sus alas.

LUZ

Ilumine la luz

-por escasa que sea, alguna luz-

los días que nos restan.

CUANDO LA LUZ DEL DÍA

La vida oscura al menos no perece.

A una cita invisible

acude cada noche.

En un círculo abierto e infinito,

como un árbol profundo

cuyas ramas no dejan de extenderse,

con los ojos nublados, vacilante,

se reproduce el tiempo.

Qué deslucida imagen,

tantas veces grotesca,

de numerosos rostros agrupados

en la sala interior,

aguardando una voz junto a la puerta

para poder subir, seguir soñando

que no todo perece

cuando la luz del día.

del Álbum de navidad 2014

CADA DÍA

Cada día podemos encontrar

un gramo de hermosura

entre las redes de la vida.

NO QUISIERA

No quisiera vender mi alma

más de cuanto la vendo,

aunque se hace difícil la existencia

si digo con frecuencia lo que pienso.

del Álbum de Navidad 2017

CANAS

Quién lo diría,

queridas flores blancas,

que al final de la vida

seríamos parientes.

JUVENTUD

Es cierto,

brillaba el universo,

el mundo era una fruta

que no acababa nunca.

(1987)

SI YO FUERA

Si yo fuera un poeta galante

me atrevería a decir que una sonrisa

puede permanecer en el aire,

radiante,

casi toda la vida.

HAY UN SECRETO

Hay un secreto esta mañana

en el jardín.

La franja de sol en las tuyas

recoge la tibieza

de un patio de otro tiempo.

Me acerco a cuanto pienso

si respiro despacio

y me instalo – ya muy lejos de mí-

en las ramas pequeñas,

a tan solo un rumor o un paso

de aquella claridad.

Veo escenas de niño y de muchacho

con vecinos y hermanos;

siento la caricia del sol

posándose en las hojas

de un níspero risueño;

y pájaros recuerdo

cruzando sin descanso

el aire de aquel patio,

como este mirlo que hoy en el jardín

ha irrumpido en la escena,

buscando entre las briznas

el alma y el sustento.

( 1997)

HE QUERIDO ENTREVER

A María y Raúl

He querido entrever en algún texto

el discreto artificio

del roce de la voz entre las cosas.

Quizá se trate de un rumor antiguo

que viene de los bosques,

atraviesa los mares y montañas,

las antiguas ciudades,

se detiene a la puerta

y danza tenazmente ante nosotros

hasta que al fin menciona

su íntimo secreto:

el nombre de los cuerpos silenciosos.

Ese aliento verbal ( casi un milagro),

entretejido siempre por meras circunstancias

que dispone el azar,

lo forman las palabras,

las que elevan de rango a otras palabras

que también nombran labios, pasiones, deseos,

libradas batallas y tantos ríos

de sangre

como hebras nerviosas recorren el reverso

de una hoja de álamo.

del Álbum de Navidad 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s