HUELLA XI: FRANCISCO CARRASCAL

La temperatura sustenta el molde de tu vientre

donde la ventana es más que su hueco,

igual que el canto del pájaro es mucho más que el pájaro

y un soplo de aire sabe poner nombre a tus cabellos

uno a uno,

verso a verso,

el martillo es el eco de la puntilla golpeada y nada más,

tu presencia es entonces mi necesidad,

es mi aire,

es mi fuerza,

nuestras plumas.

 

Así que deja sobre la mesa tu nombre

para que se lo lleve el viento.

 

Y espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s