HUELLA IX. POEMA DE MARÍA ALEGRE: A LAS LUCES APAGADAS

Con las vacaciones de navidad me he llevado bastante tiempo sin acudir al blog y este es un poema de María Alegre, estudiante de Humanidades,  que deseaba tener aquí, expresa muy bien la nostalgia y la ausencia.

Viernes a mediodía

entre notas a destiempo enredándose

en unos auriculares rotos

con los cables besándose

por las afueras del plástico.

 

Los días no son más

que una rápida sucesión

de sonrisas ridículas

y expresiones vacías,

delante de mesas manchadas

de café (y memoria).

 

Las persianas murmuran

contrariadas

y en algún lugar lejano

alguien se insulta

(y se enamora)

obviando las sutilezas.

 

Enciendo un cigarrillo

y el humo se dispersa

llenando todo el cuarto

de un fuerte olor a tabaco

(del malo)

con alcohol barato.

 

Las sabanas deshechas

y agua derramada por el suelo,

la habitación desierta

y papeles arrugados

en (el que fue)

tu lado de la cama.

 

Quizá algún día rompas

tu silencio y mis ventanas.

Palabras y piedras,

ausencia y cristales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s