El billar

El jugador mide la distancia
sitúa con precisión su taco
se concentra en el movimiento.
Cuando al fin golpea
la bola negra rebota en una esquina
roza a la bola blanca
ésta se desliza suave
y cae en la tronera.
Pudo haber errado su tiro.
Nunca hay garantía de acierto.

Ana Isabel Alvea Sánchez Interiores, Ediciones en Huida, 2010

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s